miércoles, 18 de mayo de 2016

Boris III de Bulgaria










En la madrugada del 30 de enero de 1894 nacía en Sofia el primer hijo del matrimonio formado por Fernando I de Bulgaria y  Mª Luisa de Borbón-Parma. Por aquel entonces Bulgaria era un pequeño principado que formaba parte del Imperio Otomano, la mayoría de la población era ortodoxa pero los Príncipes eran católicos por lo que para contentar a todos el pequeño Boris fue bautizado en ambas religiones.

Al día siguiente de que cumpliera los 5 años moría su madre y el pequeño Príncipe pasaba a ser educado por su abuela materna, Clementine de Orleáns. Cuando  ésta murió, Boris que contaba ya 13 años, pasó a depender directamente de su padre. Fernando  eligió personalmente a todos sus profesores, y a Boris se le instruyó en casi todas las disciplinas sin descuidar la instrucción militar y los idiomas, hablaba francés, alemán, ingles e italiano.

No tuvo una infancia ni una adolescencia feliz, su padre era un hombre exigente, muy autoritario y no daba muestras de sensibilidad ni afecto hacía sus hijos, probablemente en un intento de disimular su comentada homosexualidad.

Fernando I de Bulgaria

En 1908, Bulgaria se había convertido en un estado independiente y Fernando se había autoproclamado Zar del mismo. Permitió entonces una mayor libertad a Boris quien, a partir de 1911, justo un año antes de su mayoría de edad, pudo viajar por Europa y conocer a los miembros de la realeza y a los gobernantes de otros países.

Mientras esto sucedía en su vida personal, su país, Bulgaria, había sufrido el fracaso de la segunda guerra de los Balcanes y había visto como se  empequeñecía su territorio. El final de la Primera Guerra Mundial supuso otro fracaso y la pérdida de más territorios. El pueblo búlgaro sumamente indignado presionó al Zar que no tuvo más remedio que abdicar en su hijo y salir hacia el exilio.

Serían años difíciles los que siguieron a la coronación de Boris y, una gran depresión económica propició que los partidos de izquierdas ganaran las elecciones un año después de su llegada al trono. Se instituyó entonces en el país el gobierno de la Unión Agraria Popular Búlgara. Este gobierno, contrario a la monarquía, situó  a Boris  al margen de la política y el Ejecutivo jamás consultaría sus decisiones al Rey. Se vivieron años de inestabilidad, la Unión Agraria fue apartada del poder por un golpe de Estado que perpetraron los militares. Se perdieron muchas vidas en las luchas internas.

Boris, que permanecía en la sombra sin desempeñar ninguna tarea política se dedicaría durante ese periodo a sus aficiones: la mecánica y la naturaleza. También, y dando con ello muestras de sensibilidad e inteligencia, emprendería  viajes por su tierra, visitando los pueblos y las  ciudades de Bulgaria, interesándose por la vida de sus habitantes y llegando incluso  a convivir con ellos en  alguna ocasión. De este modo se ganaría el cariño y la lealtad de su pueblo.

Durante este periodo de inestabilidad y de luchas internas por el poder Boris sufrió dos atentados. En el primero de ellos murieron dos personas de su séquito y él resultó herido de bala. Tres días después de estos sucesos y en el funeral de un general en el que se esperaba su presencia se produjo el segundo, el estallido de una bomba  que causó 128 muertos aunque  no logró su objetivo: matar al Rey.

Tras estos atentados Boris emprendería un viaje con su hermana Eudoxia por distintos Estados, entre ellos Italia. Tenía ya 33 años y sabia que había llegado el momento de elegir esposa. En Italia conoció a la tercera hija del Rey Victor Manuel III, Juana de Saboya, y se enamoró de ella. Contrajeron matrimonio  católico en Asís en 1930  y poco después matrimonio ortodoxo en Sofía. 


Juana de Saboya


Bulgaria continuaba con una gran inestabilidad política agravada por una nueva depresión económica. Ni el Bloque Popular en el gobierno ni los comunistas que dominaban los ayuntamientos eran capaces de mejorar la situación y en 1934 un golpe de Estado coloca en el poder al círculo del Zveno que establecería una dictadura y  prohibiría todos los partidos políticos.

Al siguiente año, Boris cogería el timón del país y mediante otro golpe de Estado se haría con el poder. Sus primeras medidas fueron reimplantar la constitución y establecer un régimen parlamentario. Por primera vez en la Historia de Bulgaria las mujeres tuvieron derecho al voto. Gracias a la política del Rey,  Bulgaria empezaría a gozar de grandes avances económicos y sociales. Fueron  años de auge para todo el país.

En política exterior Boris tenía un lema: "Siempre con Alemania y nunca contra Rusia", y le funcionaría, ya que, con la ayuda de ambos países conseguiría firmar un convenio por el que le eran devueltos a Bulgaria los territorios que le fueron arrebatados en la Primera Guerra Mundial.

Pero todo tiene su precio y ya en la Segunda guerra Mundial, Alemania pasaría su factura. Boris, que deseaba mantenerse neutral, se vio obligado  a adherirse al Pacto entre Alemania, Italia y Japón, eso si, manteniendo sus relaciones diplomáticas con Rusia y negándose a enviar tropas búlgaras al frente.

El Führer deseaba un mayor compromiso por parte de Bulgaria y en agosto de 1943 cita a Boris para que acuda el día 15 a su encuentro. Hitler enviaría a su piloto personal, el capitán Hans Baur, en un Junker 52 para recoger al Monarca y conducirlo a Rastenburg. La cara del Rey era de autentica preocupación. 

Cuando llegaron a destino  a Boris le sorprende no encontrar esperándole  a su cuñado, Felipe de Hesse, esposo de Mafalda de Saboya y uno de los colaboradores del Führer, y éste hecho  aumentaría su preocupación.


Boris III y A. Hitler

Hitler y Boris no necesitaron intérpretes, hablaron en alemán y el contenido de su conversación se desconoce. Se sabe que al término de la reunión el Rey de Bulgaria estaba visiblemente excitado, lo que hizo imaginar que en la misma se habría producido una fuerte discusión.

Boris y su cuñado Felipe no consiguieron intercambiar ni una palabra a solas, y ni durante el almuerzo ni durante la noche se les permitió que se acercaran, siempre estuvieron rodeados de los oficiales de la Gestapo. 

De regreso, en el avión del Fhürer, el Monarca no podía disimular su frustración y desconsuelo. A su esposa, la reina Juana, tan solo le dijo  que "Las conversaciones con Hitler fueron muy fatigosas" y que estaba extenuado.

El 23 de agosto, ocho días después de su viaje a Alemania, el Rey sufrió  varios episodios de vómitos.  Se desató la alarma en palacio y se dio aviso a los médicos. A  los doctores Balbanof, Kirkovich, Eppinger y Sajitz, que eran quienes le atendían se les presentaron dudas diagnósticas. Unos pensaron que se trataba de una Colecistitis, otros de una trombosis coronaria. Tras las pruebas realizadas las dudas continuaban y entonces surgió otra duda, la peor de todas, el Monarca podría haber sido envenenado. Como consecuencia  surgiría la pregunta¿ Había mandado Hitler envenenar al Rey de Bulgaria?.

Los búlgaros se apiñan alrededor de los aparatos de radio y escuchan sobrecogidos la fría voz del  primer ministro búlgaro, el germanófilo Bogdan Filof, en los micrófonos de Radio Sofía: "Su Majestad el rey, zar Boris III, el Único, tras breve enfermedad, ha fallecido rodeado de su familia, hoy 28 de agosto de 1943, a las 16:22 horas". 

Dos días después del fallecimiento, el ministro de Justicia búlgaro publicó el acta de defunción, según la cual la muerte se debió a "obstrucción de las coronarias, bronconeumonía, edema del pulmón y del cerebro". Pero lo cierto es que la causa de la muerte todavía no ha sido establecida. Tenía 49 años. Su hijo Simeón, el heredero al trono, apenas seis.

La Princesa Mafalda de Saboya había acudido a Sofia para acompañar a su hermana en tan duro trance. A su regreso a Italia pudo comprobar que  Roma había sido tomada por los alemanes y que su familia había huido. Según parece Mafalda manifestó al oficial de la Gestapo que la acompañaba y que le preguntó por la causa de la muerte de su cuñado: "No trate de descubrir la verdad. Es mucho peor que todo lo que se ha supuesto hasta ahora". Pero si esto es cierto y si algo sabía Mafalda se llevó su secreto a la tumba ya que fue confinada en el campo de concentración de Buchenwald donde murió, mientras  su esposo, Felipe de Hesse, permanecía prisionero en el de Sachsenhausen.

Monasterio de Rila

 El 5 de septiembre de 1943 se celebraron los funerales por el rey Boris III en la catedral de Alexander Nevski y sus restos mortales fueron  inhumados en el monasterio de Rila. En un grandioso funeral el pueblo búlgaro se despidió del que había sido un querido y admirado soberano.

117 comentarios:

  1. No conocía esta historia tan intensa e interesante.
    Una muerte misteriosa.
    Gracias por tu gran información.
    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mucha gente la desconoce. Gracias por pasar.
      Un abrazo

      Eliminar
  2. Desconocía la historia, gracias Ambar, siempre es un placer leerte.

    Pobre Boris.... =(((

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Una trágica historia y en tiempos de guerras, muy interesante como siempre Ambar. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algunas monarquías europeas cayeron en ese periodo.
      Besos Leonor

      Eliminar
  4. Pues bien qué decir, una vida plena, con una infancia no muy feliz ... De todos modos pagó el hecho de que él se unió a Hitler! Bueno querida noche ... ps Me encanta la cocina española, paella y español que considero como mis primos :)

    ResponderEliminar
  5. Huérfano de madre a temprana edad y con un padre poco dado a afectos. Malos tiempos le tocó vivir al heredero al trono de Bulgaria: la crisis balcánica como prólogo a la Primera Guerra Mundial, el período de entreguerras con sus secuelas de crisis, la Segunda Guerra Mundial y esos poderosos vecinos, Alemania y Rusia, dos gigantes que amenazaban con devorar el país. No es de extrañar que el rey muriera envenenado.
    Un abrazo, Ambar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Le tocó vivir unos años de gran agitación política, a pesar de lo cual consiguió el respeto de los búlgaros. No está claro que fuese envenenado, aunque tampoco está claro que no lo fuese.
      No sabremos que habría pensado si hubiese llegado a saber que su heredero, Simeón, llegó a ser Primer Ministro de su país tras cincuenta años en el exilio.


      Un abrazo Cayetano.

      Eliminar
    2. Y unos de los hijos de Simeón, Kubrat de Sajonia- Coburgo, ha sido médico mío durante un par de años debido a un problema que tuve, pero que no es este el sitio más adecuado para contarlo. El mundo es un pañuelo.
      Otro abrazo, Ambar.

      Eliminar
  6. Interesante historia la del rey Boris de Bulgaria.Era un rey inteligente y bueno pero Le tocó vivir unos tiempos muy difíciles, y según parece, le costo la vida.
    Gracias por compartir.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por pasar y por el comentario.
      Un beso

      Eliminar
  7. Me encanta pasar a leerte por la detallada información que nos presentas.
    Las vidas de los monarcas no están exentas de traicona, misterios, dolor y luchas.
    Fue admirado y querido, y al final muerto, enfermedad, enevenenado? creo que nunca se sabrá.
    Entre Alemania y Rusia, dos grandes potencias y siendo un país pequeño aún tuvo suerte de mantenerse como monarca por un tiempo, su inteligencia y buena voluntad, con la lealtad de su pueblo le ayudó, pero sería devorado tarde o temprano.
    Le tocó vivir una ardua vida desde muy loven.
    Un abrazo.
    Ambar

    https://youtu.be/zit3ZkRG32A

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando murió, su hijo Simeón tenía 6 años y apenas tres años después la monarquía fue abolida. Así pues, en la práctica, fue el último soberano con decisión política.
      Besos

      Eliminar
  8. Una historia muy interesante y muy bien relatada. Un gusto leerte, Ambar.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Desconocía totalmente la historia de este monarca. Otro rey que no tuvo infancia feliz y tampoco su vida. Me ha parecido la historia de un buen hombre, besos y gracias!!

    ResponderEliminar
  10. De este rey no había oído hablar, de su hijo sí.
    Es una historia llena de contrariedades, este rey tuvo de todos los percances, y lo de los atentados ya es el remate.
    Que después de tantas cosas hiciese que el pueblo le quisiera ya era un triunfo, y de poco le serbio querer hacerlo bien en la guerra manteniéndose al margen, y así le fue.
    Encantada de leer otra de las biografías de lujo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es difícil no haber oído hablar de su hijo puesto que tanto él como sus descendientes han llenado las páginas de la prensa rosa en nuestro país.
      Gracias por pasar Lola. Besos

      Eliminar
  11. Tratar de mantener la calma entrevistándote con Hitler tenía que ser agotador, salvo que fueras de su cuerda.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un ser tan histriónico como Hitler debía poner de los nervios al más templado de los mortales.
      Besos

      Eliminar
  12. Penosa la vida de Boris , creo que en el período que vivió , había grandes intereses políticos y aunque
    se sobrepuso a ellos , lograron su objetivo quienes no lo querian...
    Ambar eres muy amena !!
    Saludos!!

    ResponderEliminar
  13. Desconocido para mi, hombre fuerte que le tocó vivir un momento histórico intenso. Grandes enemigos, que lograron su objetivo.

    Las palabras del oficial de la Gestapo, me recordaron las de mi abuelo materno: No busques lo que no se te ha perdido...

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una buena frase la de tu abuelo, debió ser un hombre muy sensato.
      Besos Manuel

      Eliminar
  14. Triste historia pero me ha gustado muchísimo porque cuando sale a escena Hitler, mis dedos se agarrota.
    Muy buen trabajo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no conviene que se te agarroten porque tienes que seguir escribiendo.
      Besos

      Eliminar
  15. Otro interesante relato histórico, no exento del drama de la vida imperial...siempre el poder se interpone a como de lugar no importando la vida ....Boris un joven con profundas convicciones para su pueblo que no logró concretar....
    Gracias Ambar por este nuevo aporte
    Fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando le dejaron trabajar logró el cariño de la gente pero eran años muy difíciles. Gracias por el comentario.
      Un beso stella

      Eliminar
  16. Da mucha pena, algunos de esos reyes eran gente sensible que fue educada en una disciplina inhumana. Hasta cierto punto me recuerda al principe heredero de Austria , Rudolf.
    En el caso de este hombre, no quiero ni pensar en la culpabilidad por los atentados en que murió tanta gente.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rudolf fue, al igual que Boris, educado con severidad. Boris se quedó sin madre y Rudolf no tuvo un contacto excesivo con la suya a pesar del cariño que existió entre ambos.
      Gracias Celia. Besos

      Eliminar
  17. Muy interesante!!!! Pues no lo conocia y me ha encantado leerlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que de sus nietos si que has oído hablar.
      Besos

      Eliminar
  18. Ambar,
    Esta sua aula de História, com “Boris III de Bulgaria” veio me enriquecer, pois não a conhecia. Gostei muito de ter feito a leitura desse seu belo texto. Parabéns.
    Abraços.
    Pedro.

    ResponderEliminar
  19. Como amante acérrimo de la historia que me confieso, te agradezco enormemente estas entradas.

    Sólo un apunte: cuando se dice que Hitler quizá ordenó el envenenamiento del rey, eso es algo que dudo, simplemente porque ese no era su método. Para el megalómano, toda Europa era suya, y las sutilezas de los Borgia no entraban en sus planes. De hecho, la historia ha demostrado que la sutileza nunca fue su fuerte, cuando quería un territorio, lo ocupaba militarmente, y se acabó la discusión. Más bien creo probable que, dentro de su propio país, las fuerzas progermánicas y de extrema derecha búlgaras sí que posiblemente envenenasen al rey para que no tuviera tiempo de organizar una resistencia a la imparable avance nazi de los primeros tiempos de la guerra.

    Saludos, y otra vez, gracias por entradas como estas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por leerlas. En cuanto a tu apunte: debo decir que comparto tus dudas, también a mi me parece que en la personalidad de Hitler tienen poca cabida las sutilezas. Pero yo me limito a contar las cosas intentando no posicionarme y dejando que cada uno saque sus conclusiones. Aprendo mucho de vuestros comentarios.
      Saludos y de nuevo gracias.

      Eliminar
  20. Siempre he pensado que la infancia de los reyes, debe de ser triste, dura e infelices como niños que son. Aunque después tenga la recompensa de vivir como reyes.
    No conocía a este rey, y me ha gustado mucho su historia. Gracias.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que a su hijo si lo conoces. Simeón de Bulgaria vive en España dede hace más de medio siglo, aquí se casó y aquí nacieron sus hijos y sus nietos. Gracias por el comentario.
      Un abrazo

      Eliminar
  21. Jugar a dos manos con la Alemania nazi y con la Unión Soviética, sin lugar a dudas era peligroso. Si realmente fue envenenado, el hecho lo demuestra.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Su deseo era que su país permaneciera neutral pero no parece que Hitler estuviera por la labor de permitirlo.
      Saludos dissortat

      Eliminar
  22. No sabía apenas nada de este rey. Y ya que leo en un comentario algo de su hijo Simeón, recuerdo ahora que se presentó y venció en unas elecciones allí. Curioso destino el de algunos hombres, del hijo en este caso.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Simeón se presentó a las elecciones y llegó a ser Primer Ministro de su país durante una legislatura, después las perdió.
      Saludos

      Eliminar
  23. Muy interesante esta entrada, sobre todo por la narrativa de las circunstancias que rodearon su misteriosa muerte. De este Rey no conocía nada aunque si había oído hablar, muchas veces, de su hijo Simeón de Bulgaria, ya que, este siempre aparece o aparecía en muchos de los actos protocolarios de la Casa Real.
    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Él y sus hijos han vivido en España y han estado muy presentes en la prensa rosa. Gracias por el comentario.
      Saludos

      Eliminar
  24. Enriquecedor post como es habitual. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  25. Para mí es completamente novedosa esta entrada, no sabía nada de la vida de este monarca búlgaro.
    Lo que más me atrae, pese a todo lo que le ha tocado pasar, al tener un padre tan autoritario, es el amor que ha demostrado siempre por su pueblo.
    Su muerte será un misterio, pero cuando el río suena...
    Desgraciadamente, los intereses políticos no toleran ninguna barrera que impida conseguir sus fines.
    Cariños en abrazos.
    kasioles

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como dices demostró un gran amor por su pueblo y trabajó para conseguir una mayor calidad de vida para los búlgaros. Vivió una época muy difícil y la zona de los Balcanes era un polvorin.

      Eliminar
  26. Una vida complicada la de este monarca que por otro lado desconocía.Interesante todo lo que cuentas y como siempre muy bien ilustrada con las fotos correspondientes.No fue precisamente la suya una vida de cuento de príncipes y princesas, a veces desconocemos lo mal que lo pasan y el peligro en que corre su vida, por servir a su pueblo.
    Fue un gusto leerte, gracias por compartir toda esta información Ambar.
    Besos
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti Puri por pasar por este espacio.
      Besos

      Eliminar
  27. Muy interesante tu entrada. NO me extraña nada, nada en absoluto
    que Boris III fuera envenenado por Hitler y secuaces.

    Sobre Bulgaria, su rol dur. la II GrrM y el Tercer Reich,
    escribçi esta entrada, de la que por si te interesa, te
    dejo el enlace:

    http://deamoresyrelaciones.blogspot.co.il/2015/05/dimiter-peshev-y-el-rol-de-bulgaria_26.html

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ha interesado y mucho tu entrada. Gracias por el enlace.
      Besos

      Eliminar
  28. Uf, que triste final. Interesantisima historia que como tantas otras desconocía. Gracias amiga.

    ResponderEliminar
  29. Pues yo creo que los médicos de Boris tenían sus pensamientos bien fundados en un posible envenenamiento, sobre todo, después de la intervención de Hitler en su vida. Sí, un final muy triste y una interesante historia real. Muchas gracias por compartirla. Un cordial saludo, Ambar!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los médicos de Boris tuvieron muchas dudas diagnósticas. El envenenamiento entra dentro de las especulaciones.
      Saludos

      Eliminar
  30. Una vida muy interesante y una muerte misteriosa, bien dice el refrán que, lo bueno poco dura.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fue, sobre todo, una muerte muy repentina y eso siempre da lugar a que se desborde la imaginación de la gente.
      Abrazos

      Eliminar
  31. Una de mis pasiones es la historia y me ha parecido muy interesante la vida de Boris. Ahora ya se quien fue el padre de Simeón.
    Gracias a ti ya se una cosa más.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro. Gracias por el comentario.
      Abrazos

      Eliminar
  32. Madre mia que poca suerte tubo el pobre Boris, desde el fallecimiento de su madre u despues su abuela, y para colmo vino a dar con la peor persona ese loco de hitler que seguro algo tubo que ver con su muerte. Mil besicos y como siempre gracias por tu enseñanza

    ResponderEliminar
  33. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  34. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  35. Una vida llena de turbulencias y una muerte bastante misteriosa, no conocía nada de este Rey, pero parece que tubo una muerte un poco extraña. Ambar, un historia muy interesante.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  36. Que interesante la biografía de, Boris.
    El pobre tuvo una vida nada afortunada. Si además, fue envenenado siendo todavía muy joven, se acentúa su mala suerte.
    Muchas gracias, querida, Ambar, por estos relatos.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por el comentario.
      Un beso

      Eliminar
  37. Pues chica, como decía mi abuela, "blanco y en botella". Que casualidad que se muriera tan solo unos días después de una visita de la que salió extraño. Pobre Boris...
    Otra vez que me ha encantado leerte y ver lo bien que explicas estas vidas tan interesantes y desconocidas para mi. Un beso!
    Carmen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aunque no te envenenen entrevistarse con Hitler tenía que ser un "mal trago"
      Un beso Carmen

      Eliminar
  38. Hola, me encanta esta entrada y su blog me quedo aquí en su blog. Le invito a que pase y siga mi blog: http://mibonitolugar.blogspot.com.es/ Y que siga mi blog en Facebook en este enlace: https://www.facebook.com/Disfruta-conmigo-cocinando-682406015128020/ Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por el comentario y la invitación.
      Saludos

      Eliminar
  39. Un pais del que no me ensenaron nada en el colegio, pero que por lo que veo tiene una historia muy interesante. Es curioso como quienes se ven obligados a dirigir un pais por su nacimiento, no saben como hacerlo y sin embargo pueden ser fieles a sus principios hasta la muerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De los países del Este nos enseñaron muy pocas cosas en el colegio. Gracias por el comentario.
      Saludos

      Eliminar
  40. Después de leer varias entradas sobre príncipes y princesas, miembros de casas reales de toda Europa, sobre todo de principios del siglo XX, me doy cuenta de que lo que nos han dado a conocer son solo carcasas huecas de sus vidas. Figuraban tiesos y ejemplificadores en las viejas fotografías en blanco y negro, pero en realidad eran personajes encarcelados en el papel que la sociedad les había impuesto por nacimiento y no fueron felices.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También a mi me parece horrible tener la vida puesta en un escaparate. Es el precio que deben pagar y en algunos casos era y es un alto precio.
      Besos Carmen

      Eliminar
  41. No conocia a este rey. Los reyes estan expuestos a atentados. Que pena que Boris muriera tan joven. Gracias por tu información.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los personajes públicos están expuestos a muchas cosas. Gracias por el comentario
      Un abrazo

      Eliminar
    2. Hola Ambar, me encanta esta entrada y su blog me quedo aquí en su blog. Le invito a que pase y siga mi blog en donde pone (participar en este sitio): http://mibonitolugar.blogspot.com.es/ Un saludo

      Eliminar
  42. Hola Ambar.
    Paso a disfrutar de este buen relato de historis, saludarte y darte un abrazo.
    Ambar

    ResponderEliminar
  43. Que historia terrible, que drama ha desatado la guerra y las intrigas políticas. No conocía esta historia, te agradezco tu forma de explicar y narrar tan clara.

    mariarosa

    ResponderEliminar
  44. Vengo para agradecer tu comentario y dejarte un fuerte abrazo.
    Kasioles

    ResponderEliminar
  45. Te dejo un abrazo grande.
    Feliz semana.

    ResponderEliminar
  46. Interesante esta biografía y todas las que trabajas y nos enseñas.
    Besos y gracias por estar

    ResponderEliminar
  47. Interesante esta biografía y todas las que trabajas y nos enseñas.
    Besos y gracias por estar

    ResponderEliminar
  48. ¡Ay Ámbar!!!

    Que historia tan interesante y bien triste a la vez. Y Hitler el sanguinario, ojalá siga ardiendo el las llamas del infierno si lo hay.

    Gracias reina, por compartir este otros importantes pogs donde se aprende historia que yo por lo pronto, desconozco y gracias a ti voy sabiendo lo que ignoraba.

    Ha sido un inmenso placer pasar por esta tu casa donde se descubren historias reales.
    Te dejo mi cálido abrazo, mi inmensa estima y gratitud.
    Ten una feliz semana.

    ResponderEliminar
  49. ¡Ay Ámbar!!!

    Que historia tan interesante y bien triste a la vez. Y Hitler el sanguinario, ojalá siga ardiendo el las llamas del infierno si lo hay.

    Gracias reina, por compartir este otros importantes pogs donde se aprende historia que yo por lo pronto, desconozco y gracias a ti voy sabiendo lo que ignoraba.

    Ha sido un inmenso placer pasar por esta tu casa donde se descubren historias reales.
    Te dejo mi cálido abrazo, mi inmensa estima y gratitud.
    Ten una feliz semana.

    ResponderEliminar
  50. Efectivamente, Hitler envenenó Europa y todavía estamos pagando aquello. Bulgaria siempre me ha parecido un país fascinante y con esta historia de Boris creo que debió tener un paseo monárquico muy interesante que aún debe adivinarse por las calles de Sofía. Simeón de Bulgaria y sus hijos han salido mucho en el ¡Hola!, son más conocidos. Un saludo (¡Me ha hecho mucha ilusión que hayas estado en San Bartolomé del Cañón del Río Lobos!)

    ResponderEliminar
  51. Efectivamente, Hitler envenenó Europa y todavía estamos pagando aquello. Bulgaria siempre me ha parecido un país fascinante y con esta historia de Boris creo que debió tener un paseo monárquico muy interesante que aún debe adivinarse por las calles de Sofía. Simeón de Bulgaria y sus hijos han salido mucho en el ¡Hola!, son más conocidos. Un saludo (¡Me ha hecho mucha ilusión que hayas estado en San Bartolomé del Cañón del Río Lobos!)

    ResponderEliminar
  52. Hola hermosa Ambar.
    Paso a saludarte y darte un abrazo.
    Ambar.

    ResponderEliminar
  53. Hola Ambar, paso a saludarte y espero que estés bien. He estado unas semanas ausente, pero todo se acaba y de nuevo comienzo a disfrutar de vuestras publicaciones.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  54. Interesante y desdichada historia de su vida. Me encanta pasarme por aquí y aprender.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  55. Espero vaya todo bien.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  56. Hola paso hacerte una visita para darte las gracias por la tuya ya vuelvo a la rutina un saludo y nos visitamos.

    ResponderEliminar
  57. Hola paso hacerte una visita para darte las gracias por la tuya ya vuelvo a la rutina un saludo y nos visitamos.

    ResponderEliminar
  58. Hola Ambar, muy interesante entrada, siempre me atrajo este país y conocía algo de su historia, pero con tu entrada he aprendido mucho más. la foto del Monasterio de Rila me ha traído muy buenos recuerdos ya que fue uno de los lugares que visité cuando pasé unas vacaciones en Bulgaria hace 26 años.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  59. Vine a darte una vueltita, te noto ausente.
    Besitos

    ResponderEliminar
  60. Qué pasa Ambar?...espero todo esté bien....
    Fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  61. Hola Ambar

    Sé que últimamente publico poco y no visito ni leo a los amigos. Mi situación familiar es bastante complicada actualmente y me falta tiempo. Espero me sepas perdonar y gracias por tus visitas y comentarios. Te deseo unas maravillosas vacaciones, buen descanso y espero poder leerte a la vuelta. Un abrazo

    ResponderEliminar
  62. Se te echa de menos, espero que todo bien.
    Besitos

    ResponderEliminar
  63. ¡Hola Ámbar!!!

    Te echo de menos, yo también he estado ausente, pero tú llevas más tiempo sin decirnos nada.
    Deseo de todo corazón y espero que todo esté bien en tu vida y que vuelva a deleitarnos con interesantes historias del pasado, o del presente que también las hay.

    Te dejo un fuerte abrazo, mi inmensa estima y gratitud.
    Se muy -muy feliz.

    ¡Vuelve aunque sea con algo más corto y dinos algo!

    ResponderEliminar
  64. Hpla Ambar!

    Espero que estés bien....

    Saludos

    ResponderEliminar
  65. Te hecho de menos.
    Espero que estes bien.
    Muchos besos

    ResponderEliminar
  66. Te hecho de menos.
    Espero que estes bien.
    Muchos besos

    ResponderEliminar
  67. Que buena entrada. Llevaba mucho tiempo sin pasar por los blogs amigos e incluso ni entraba en el mío. Espero que estes bien. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  68. ¡Hola, Ámbar!!!

    Gracias por estar estando, me alegra un montón saber de ti, y que nos vuelvas a deleitar con tus bella e interesantes historias, o con otras cosas que eso ya es cosa tuya, pero el asunto es estar bien.

    Un abrazo grande y mi inmensa gratitud.
    Se muy feliz.

    ResponderEliminar
  69. POR LO QUE VEO, TÚ TAMBIÉN HAS PASADO UNAS LARGAS VACACIONES, ENTIENDO QUE ENTRA LA PEREZA Y CUESTA VOLVER PERO, EN EL FONDO, LO DESEAMOS ¡ÁNIMO!
    CARIÑOS Y BUENA SEMANA.
    KASIOLES

    ResponderEliminar
  70. Ayer pase a leerte pero no vi ninguna entrada nueva sin leer, y es que aunque yo haya estado sin ganas de escribir en mis vacaciones me apetecía la historia que tu tan bien nos narras, pero no vi nada que ya no hubiese leído. Ahora con mi regreso a los blogs aunque no a Madrid aun, te mando mi cariño. Un beso amiga.

    ResponderEliminar