domingo, 14 de mayo de 2017

Alejandra Románova, Zarina de Rusia







Alejandra nació el 6 de junio de 1872 en el Neues Palais de Darmstadt, la capital del Gran Ducado de Hesse, siendo la sexta hija de los futuros Grandes duques: Luis de Hesse y Alicia del Reino Unido y nieta por lo tanto de la Reina Victoria I. Fue una niña hermosa, rubia, de ojos azules y desde el principio fue llamada Alix por sus padres y hermanos. 

Darmstadt era una pequeña ciudad muy provinciana y además en su familia los medios económicos eran más bien escasos, así que la pequeña Alix disfrutaba enormemente de los periodos de vacaciones en la campiña inglesa, junto a su familia materna. Su madre, la princesa Alicia, la había educado con los mismos principios victorianos que a ella la educaron: un gran amor a la familia y una estricta moralidad y, tal vez por ello, se había convertido en una de las nietas preferidas de la reina Victoria.

Tenía apenas seis años cuando la tragedia vino a teñir su infancia de tristeza. En 1878 hubo una epidemia de difteria en Darmstadt de la que no se libró ningún miembro de la familia ducal. El Neues Palais se vistió de luto, la madre y la hermana menor de Alix murieron como consecuencia de la epidemia. La pequeña Alejandra no se recuperaría del dolor de la orfandad y a partir de entonces su rostro siempre reflejaría un fondo de tristeza. Su timidez y retraimiento se irían acentuando. 

Alix de Hesse

La educación de Alix estuvo tutelada por la Reina Victoria, a quien sus profesores informaban de los progresos de la niña. Victoria había decidido que en ausencia de su madre a ella le correspondía la obligación de velar por la buena educación de su nieta. Alix pasaba los inviernos en Darmstadt y los veranos en el Reino Unido. Allí se reunía con la mayoría de sus primos bien fuera en Osborne, en Balmoral o en Windsor pero, a pesar de estos periodos de confraternidad siguió siendo una niña introvertida y solitaria. 

El año 1884 marcaría su destino. Su hermana mayor, Isabel, iba a contraer matrimonio con el Gran Duque Sergio, hermano del Zar de Rusia Alejandro III. Alix tenía 12 años y seguía siendo tímida y retraída lo que le impedía disfrutar de los grandes acontecimientos por tanto, acudir a Rusia para asistir al enlace no supuso para ella ninguna alegría. Sin embargo cuando llegó quedó impactada por el esplendor, el lujo y la riqueza de San Petersburgo. Acostumbrada como estaba a las estrecheces económicas de su familia en Darmstadt, el palacio imperial de Peterhof le pareció el parangón de la opulencia. 

No obstante no fue el lujo lo que más impresionó a Alejandra sino el hijo y heredero del Zar, Nicolás. También el joven, que tenía 16 años, se sintió impresionado por Alix y cabe suponer que ambos se prometerían amor eterno.

Nicolas II

Los años pasaban, sus hermanas mayores se habían ido casado y en Darmstadt tan sólo quedaban ella y su hermano Ernesto, el heredero, junto a su padre. Alix se había convertido en una joven alta y delgada, con un rostro de delicadas facciones pero, seguía siendo extremadamente tímida y el hecho de tener que asumir las funciones de representación femenina del ducado y tratar con gente extraña la sumía en un estado de ansiedad cercano a lo patológico. Tampoco su salud  era buena y, a pesar de su juventud, sufría crisis de ciática que la dejaban postrada y sin poder andar en muchas ocasiones. También eran frecuentes en ella las otitis y las jaquecas. 

La reina Victoria, para la que Alix seguía siendo su nieta favorita, tenía el plan de casarla con su nieto Alberto Victor, hijo del príncipe de Gales y por tanto el segundo en la linea de sucesión. Pero Alejandra - que seguía enamorada de Nicolás - rechazó la oferta. 

El 1892 murió su padre y esta nueva pérdida la abatió por completo y la colocó al borde de la depresión. Su abuela Victoria - que la invitó a pasar una temporada con ella - y su dama de compañía Gretchen Von Fabrice, lograrían con paciencia y cariño, animarla. 

Con ocasión de la boda de su hermano Ernesto volvería a reunirse con Nicolás. Ambos jóvenes se darían cuenta de que seguían enamorados y que deseaban pasar el resto de su vida unidos. Esta boda no sería del agrado del Zar, a quien no gustaba el origen alemán de la joven, ni tampoco de la reina Victoria, a quien no gustaban los Romanov pero, pese a todo, Alejandra empezaría a prepararse para el matrimonio y para abrazar la religión ortodoxa.

Alejandro III moría el 1 de noviembre de 1894 y Nicolás era proclamado nuevo Zar. Todavía no había transcurrido un mes de estos hechos cuando se casaba con Alejandra. 

Boda de Nicolas y Alejandra. Laurist Tuxen. Palacio de San Petersburgo

Alix conocía muy poco de su nuevo país, no hablaba su idioma- nunca lograría hablarlo con fluidez- y desconocía sus costumbres. El pueblo ruso, supersticioso como era, auguró a la pareja un mal reinado puesto que un ataúd negro había precedido a la boda, y no se equivocaron. 

El día de la coronación de la nueva Zarina, y para que todo el mundo pudiera festejar el acontecimiento, se sacaron carros de comida para distribuir entre la población.El pueblo ruso, hambriento, se abalanzó hacia la comida pisoteando todo y a todos los que se pusieran delante. Hubo bastantes muertos. A pesar de ello Alix continuó festejando su coronación. 

El carácter tímido de Alejandra era interpretado por sus súbditos como frialdad y distancia y no despertaba simpatías. Tampoco ella se sentía atraída por el arte y la cultura rusas y además su comportamiento, a raíz de convertirse en zarina, se tornó autoritario. De hecho influyó enormemente en su marido para que desoyera cualquier consejo y gobernara con todo el autoritarismo que, según consideraba ella, el poder absoluto del Zar debería tener. 

En 1895 nacería su primera hija, Olga, que lógicamente, produjo una gran decepción puesto que todo el mundo esperaba un varón continuador de la dinastía. Las decepciones continuarían ya que, después de esta primera niña, nacerían otras tres: Tatiana, María y Anastasia. También el pueblo ruso se mostraba decepcionado y su antipatía por la Zarina aumentaba. Hubo que esperar hasta el 12 de agosto de 1904 para que naciera el ansiado varón que recibió el nombre de Alexis. No iba a durar mucho la alegría ya que, poco después de su nacimiento, se evidenciaría que Alexis sufría hemofilia.



Alejandra, Zarina de Rusia. Veber. Russian Museum

Alejandra, consciente de que era ella la que había trasmitido la enfermedad a su hijo, cayó en la desesperación. La sobreprotección a la que sometió a su hijo fue enorme, una enfermera, Marie, vigilaba constantemente al niño para evitar cualquier percance y siempre había médicos en palacio para su cuidado ya que el zarevich sufría fuertes dolores debido a hemorragias intraarticulares. Pero a la zarina Alejandra no le bastaba con esto, ella quería la curación de su hijo, ella quería un milagro.

Aparecería entonces en palacio, de la mano de Anna Výrubova, una de las damas de la Corte, un monje extravagante, maníaco y egocéntrico pero con un gran poder de persuasión y dispuesto a hacer creer que podía hacer el milagro: Rasputin. Lo primero que hizo el monje fue retirar del tratamiento que llevaba el Zarevich la aspirina que le daban sus médicos para aliviar sus dolores. De éste modo consiguió disminuir las hemorragias de Alexis y desde ese momento Alejandra empezaría a creer que el monje era un enviado de Dios. 

Gregori Rasputin

Rasputin tenía un enorme carisma así que, tanto Alejandra como su hijo, estaban subyugados por él. Su influencia llegó a ser tan grande que no había decisión del Zar o la Zarina - cuando actuaba de regente - que no hubiera recibido previamente el visto bueno del monje. En el gobierno y en la corte se consideraba que ésta influencia era absolutamente nefasta para el Imperio y finalmente Rasputin fue asesinado en diciembre de 1916. 

Durante la Regencia de Alejandra el gobierno ruso se deterioró rápidamente. La primera guerra mundial supondría una carga insoportable, los recursos escaseaban y aparecerían las hambrunas. Nicolás II era incapaz de controlar su Imperio, el pueblo ruso tan vasto, tan pobre y tan desesperado no aguantaba más y estalló la revolución. El Zar fue obligado a abdicar en marzo de 1917.

La familia Imperial pasó unos meses de reclusión en Tobolsk, en Siberia. En abril de 1918 fueron trasladados a la Casa Ipátiev, en Ekaterimburgo. Allí, el 17 de julio, a medianoche, fueron ejecutados No murieron solos, junto a ellos fueron fusiladas algunas personas de su servicio. 


La Familia Imperial


En 1979, los historiadores Aleksandr Avdonin y Geli Riábov hallaron la posible tumba de la Familia Imperial en un lugar cercano al bosque de Koptiakí, pero ésta no fue abierta hasta 1991. Tras los exámenes de ADN, se concluyó que los restos encontrados correspondían a la pareja imperial y a tres de sus hijas. Faltaban pues los del zarevich Alexis y los de una de sus hermanas. La leyenda de que la Gran duquesa Anastasia se había salvado se había iniciado ya mucho antes.

En 2007 se encontró otra fosa a unos 70 metros de la primera, en la que fueron hallados los cadáveres de un varón de entre12 y 15 años y una mujer de 15 a 19. Los estudios de ADN demostraron que los restos correspondían a Alexis y a una de las grandes duquesas, o bien María que tenía 19 años o bien Anastasia que tenía 17. Los ADN de los hijos del Zar y de su esposa fueron cotejados con el del duque de Edimburgo - esposo de la actual reina del Reino Unido - emparentado con la Zarina. 

En 1998 se les dio sepultura en la catedral de San Pedro y San Pablo en San Petersburgo. En el año 2000 fueron canonizados por la Iglesia Ortodoxa.


71 comentarios:

  1. Lo mal que terminan estas supuestas bonitas historias de amor.
    No tenía el gusto de conocer a esta señora. Gracias por mostrarme su historia.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La revolución rusa fue un acontecimiento sumamente importante en el siglo XX. Ella era una de las representantes del Imperio en aquel momento.
      Besos

      Eliminar
  2. Impresionante historia, que has contado además muy bien. A veces nos quedamos con el envoltorio, con el boato, los vestidos y los fastos, pero escarbando un poco más descubrimos que no es oro todo lo que reluce y que esas vidas que nos parecen tan envidiables no lo son tanto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Su vida no fue para nada envidiable y mucho menos su final. Gracias Tawaki

      Eliminar
  3. A esta familia la ha rodeado mucha leyenda, desgraciadamente suele suceder cuando se produce una ejecución de esas dimensiones, es la forma que tenemos quizás de defendernos de las injusticias. Me gusta como has contado la historia, basándote solo en lo que se conoce y no en lo que se supone, que por imaginar, cada cual que lo haga en la forma que más le apetezca.
    un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El final de la familia Romanov estuvo envuelto en grandes dosis de imaginación. Mucha gente afirmaba que Anastasia había sobrevivido y cantidad de especulaciones se llevaron a cabo, algunas de ellas se convirtieron en exitosas películas.
      Besos

      Eliminar
  4. Great information. Interesting to read. Thanks to you.

    ResponderEliminar
  5. Minha amiga, gostei muito deste teu trabalho, "Alejandra Románova, Zarina de Rusia", pois sempre tive grande interesse na História relativamente à Rússia.
    Leio, na tua postagem, que durante a Regência de Alejandra o governo se deteriorou rapidamente, pois o Governo não levou em conta que durante a Primeira Guerra Mundial a economia da Rússia enfraqueceria, e Nicolau II não poude recuperar o que havia perdido, do ponto de vista econômico.
    Também a figura de Rasputin sempre exerceu certo fascínio para quem se interessava pela História da Russia, fascínio que foi exercído em quase toda a Corte.
    Gostei muito, Ambra. Sigo aprendendo ou relembrando a História contigo.
    Um abraço.
    Pedro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Pedro, es un placer que visites este espacio.
      Un abrazo

      Eliminar
  6. Una época terrible y convulsa las que le tocó vivir. En alguna ocasión Nicolás II llegó a decir que ni le gustaba el cargo ni tenía vocación de zar. El caso es que ni el zar ni la zarina fueron los peores de toda la saga, pero les tocó la papeleta y pagaron por todo lo que hicieron los anteriores. Un pueblo hambriento e injustamente tratado, jaleado por los bolcheviques, se tomo la justicia por su mano y la familia real pasó a ser víctima del conflicto.
    Un abrazo, Ambar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No fueron los peores pero les toco ser los últimos. Fue un movimiento social muy fuerte y el zar no supo verlo a tiempo de emprender el destierro.
      Un abrazo Cayetano

      Eliminar
  7. Malos tiempo que le tocó vivir a la zarina. Un hijo con hemofilía y el influjo de un monje loco hicieron que posiblemente tomara decisiones no correctas. No estuvo en el lugar correcto.

    Interesante historia Ambar como siempre.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente no estuvo en el lugar adecuado y cerró los ojos a todos los indicios que podrían haberla alertado.
      Besos Manuel

      Eliminar
  8. Me ha gustado leer la biografía de Alexandra, la imagen que tenía de ella de las películas y de lo que se había contado era que se trataba de una persona muy fría, frívola y preocupada solo por ella misma, en cambio tu nos haces una semblanza de una mujer tímida, enamorada y quizás poco comprendida, que se deja llevar por la obsesión de salvar a su hijo y se olvida de lo mal que lo está pasando el pueblo que gobierna.
    Cuántas leyendas siguen existiendo sobre esta familia.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Frívola no fue, pero además de timidez si presentaba una cierta frialdad ante los problemas ajenos. No le importaba el pueblo, nunca le gustaron los rusos y nunca los entendió. Le importaba su familia y de ellos sobre todo en varón.
      Besos

      Eliminar
  9. Demasiadas diría yo leyendas en esa familia.
    Buenisimo pots para no variar.
    Besitos

    ResponderEliminar
  10. Tragedias humanas independientemente de que fueran zares o zarinas. La historia es estremecedora e injusta a veces. Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La condición social no te libra de ciertas tragedias, aunque si de otras que sufren nuestros semejantes,
      Besos

      Eliminar
  11. Siempre digo lo mismo, pero es que me encantan las cosas que cuentas mientras aprendemos y nos pulimos. Un besote enorme

    ResponderEliminar
  12. Una familia cargada y rodeada de leyenda. Me ha gustado leerte y disfrutar de lo que escribes, mil gracias!!!

    ResponderEliminar
  13. Juventud, amor, poder y obligación. Una carga muy pesada y un país complicado de gobernar. Enhorabuena por la entrada Ambar. Un abrazo y buena semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguramente la peor carga fue su perfil psicológico y su herencia genética.
      Un beso Ainhoa

      Eliminar
  14. El pueblo ruso se moría de hambre y la Corte derrochaba riqueza y lujos.
    Lo sabía, pero leyéndote me impresionó lo que cuentas de como la población se abalanzó
    sobre los carros de comida matándose en la estampida y como, parecería ser,
    que el Zar y la Zarina encontraron esto natural y no se inmutaron.
    Todo lo contrario, se decantaron por el autoritarismo
    sin tratar de aliviar ese hambre o mejorar las condiciones
    de vida de sus súbditos.

    Con respecto a la familia muy interesante lo de las tumbas y análisis
    de ADN y confirmación de que a la postre, Anastasia murió allí.
    Y tanto que se especuló con que había sobrevivido, especialmente
    recuerdo a una mujer que juraba y perjuraba que era ella.

    Y lo último, al leerte reflexiono en lo que haría cualquier madre por
    un hijo enfermo y la obtención un milagro, incluso ponerse en manos de un indeseable inescrupuloso. Y estos depredadores juegan con eso
    y lo explotan para su beneficio. lucrando con el dolor ajeno.

    Besos, Ambar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En su reacción el día de su boda y en su autoritarismo posterior pienso que influyó y mucho su infancia y su juventud. Pasaba los veranos en Reino Unido, junto a sus primos y era la "niña pobre" de todos ellos. Allí se le mostraban lujos que ella no poseía y que no tendría cuando regresase a su casa. Ignoro si se sintió enamorada del zar pero, sin duda, se enamoró del esplendor de los palacios rusos y del boato de su corte.
      Besos Myriam

      Eliminar
  15. No veo que se haya publicado mi comentario. Si está duplicado borras el que te parezca. Decía que viendo las fechas, veía venir como iba a terminar la historia.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, la revolución rusa de 1917. Todo el mundo sabe como acabó la familia Romanov.
      Un abrazo

      Eliminar
  16. Muchas veces cuando no es bien recibido por el pueblo tiene unas consecuencias en un futuro.
    Los estudios de ADN han sido el progreso de la investigación, con ellos se descubre todo lo escondido.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Realmente el ADN ha resuelto más de una incógnita.
      Besos

      Eliminar
  17. Tremenda historia.

    Incluso se hicieron películas sobre Anastasia.

    Un placer siempre leerte.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se han hecho películas sobre este tema. La más famosa la protagonizada por Ingrid Bergman.
      Gracias Amalia

      Eliminar
  18. Ninguna injusticia es buena, par el lado que sea...
    sin dudas que esos males del ayer en muchos partes se sigue repitiendo...

    Las ambiciones al fin matan...peor el vendarse los ojos ante las evidencias, nunca se sabe o más bien se sabe y se mal confia que por estar tan arriba de otros no serán tocados(as)
    No fue así...y lo peor que con ello arrastraron a su familia completa.
    la injusticia mal entendida cobra siempre victimas inocentes.
    Al menos la historia y el tiempo
    no dejará que nunca se queden en el olvido.

    te dejo un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Magdeli por tu reflexión
      Un abrazo

      Eliminar
  19. Triste final para una mujer que había vivido una infancia solitaria tras una enfermedad que se cebó en su familia.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Morir asesinada es un final realmente triste.
      Besos Carmen

      Eliminar
  20. Menuda vida la de la zarina, y menuda muerte. Por muy republicano que yo sea, no creo que la mejor solución para que una monarquía deje de ser el tipo de gobierno de un país sea el asesinato.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nadie tiene derecho a quitar la vida de nadie, en eso coincidimos. El odio convierte a los hombres en hienas. Sigo pensando que es una pena que hayas abandonado tu blog.
      Saludos dissident.

      Eliminar
    2. Quizás me decida a hacer alguna entrada en el otro blog, "En el bosque de la lasga espera", pero será sobre alguna cosilla heráldica que me apetezca, no creo que escriba ya nada personal como hacía antes. Aquel tiempo pasó.

      Te agradezco tus ánimos.

      Un abrazo.

      Eliminar
  21. Hola guapísima !!!
    Al ver el nombre de la protagonista, ya sabía cómo iba terminar la historia. Pero aún así hay detalles que desconocía de su vida. Sin duda es una de las familias sobre las que se ha escrito bastante a lo largo de los años. Considero que el final que tuvieron fue tremendo,y solo el tiempo demostró que lo que vino después tampoco fue mejor para Rusia. No con ello, justifico la falta de empatía que sentía por el pueblo ruso ni el boato con el que vivían.
    Esas desigualdades tan extremas no terminan bien.
    Besotes mi niña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se ha escrito mucho y en todos los sentidos. Dependiendo de quien escribía eran santos o demonios. Con el paso del tiempo la historia adquiere mayor objetividad.
      Besos

      Eliminar
  22. La actual presidenta de la Academia de Cine, Yvonne Blake, ganó el oscar al mejor vestuario por la película "Nicolás y Alejandra", que se rodó en España, premio que compartíó con el español Antonio Castillo.
    También se lo dieron a Gil Parrondo por el diseño artístico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por todos los datos que aportas y que ignoraba. Es estupendo el intercambio de conocimientos. Gracias
      Saludos

      Eliminar
  23. Algo conocía de esta historia, pero tu lo has contado todo muy fácil de leer; las personas tímidas casi siempre pasan por sangronas. Cuánta tragedia!

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los tímidos suelen ser malinterpretados en la mayoría de los casos.
      Besos

      Eliminar
  24. Tremendo final para la familia real. Conocía esta parte de la historia de manera muy particular por haber visto la película de "Anastasia"
    Me encanta como cuentas estos retazos de la historia.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fue una bonita película con una intérprete femenina excepcional.
      Besos Maripaz

      Eliminar
  25. La vida no le fue nada grata para Alejandra y su familia. Rasputín siempre me pareció un personaje muy oscuro.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rasputin era algo más que oscuro, era un ser muy diabólico.
      Besos Conchi

      Eliminar
  26. Como siempre Ambar da gusto leer tus entradas,son interesantes y reflejan la dura vida que algunos monarcas pasaron durante su reinado y en este caso fue terrible el final que tuvieron todos los miembros de la familia,no dejaron como se suele decir ni la muestra. ¡¡¡ Terrible solo pensarlo!!!!
    Besos
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La primera mitad del siglo XX fue muy convulsa. Espero que todos hayamos aprendido y que intentemos no repetir los mismos errores.
      Besos

      Eliminar
  27. Ambar, impresionante y desgarradora historia. Parece que por desgracia la toco vivir una época difícil de cambios, y para colmo la enfermedad dio un buen repaso a su familia.
    Un cálido abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La hemofilia se extendió a muchas familias reales europeas, fue como una mancha de aceite.
      Besos

      Eliminar
  28. ¡Un encanto leerte Ambar! Cuando las cosas comienzan a ir mal en la infancia, suelen seguir peor más tarde, por mucho lujo que haya alrededor. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mara, el "encanto" es leerte a ti.
      Besos

      Eliminar
  29. Los traumas de la infancia. Siguen siempre patentes en nuestra vida.
    Me ha encantado historia.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los primeros años son los que más nos marcan para bien o para mal.
      Besos

      Eliminar
  30. Si trágico fue el final de los Romanov, el de Rasputín fue novelesco. Una época interesante de estudiar.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una época realmente interesante, es verdad.
      Saludos

      Eliminar
  31. Me fascinan siempre mucho, estas trágicas y oscuras historias, sobre la corte rusa.
    Y tu forma de contarlo, me tiene enganchado a tu blog.
    Gracias, amiga.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  32. Muchas gracias Manuel. Yo si que estoy enganchada a tu blog.
    Besos

    ResponderEliminar
  33. En cuanto he visto tu magnífica entrada, me he puesto a leerla con gran curiosidad, pues me atrae el personaje y su familia y sobre todo la última etapa de sus vidas, quien no conoce la historia y es que tenía que ser, al pueblo sin pan se le acaba la paciencia.
    Un abrazo, amiga Ámbar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. la vida de los últimos Romanov que ocuparon un trono siempre ha despertado interés. Se han realizado muchas películas y se ha escrito mucho sobre ellos.
      Gracias Loli

      Eliminar
  34. Una trágica vida la de Alix y además formar parte de aquella familia fue el colmo de su vida ..,
    Un saludo !!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy trágica y desde su infancia.
      Besos

      Eliminar
  35. ¡Hola Ámbar!!!

    Conozco algo sobre esta estremecedora historia, he leído bastante la trágica muerte de toda la familia y, también he visto alguna película. Aún hubo un aire de esperanza cuando apareció en escena la famosa Anna Anderson que aseguraba ser ANASTASIA, pero el tiempo demostraría que no la era, como tú bien dices; sabes el parecido era evidente y, digo yo como ella podría saber tantas cosas sobre la familia... Haber si era una hija secreta que el Zar tenía por ahí... Que mala soy!... No sería el primero ni el último.

    Gracias por este, aunque triste es una historia digna de presentar.
    Un abrazo y mi gratitud por tu hulla.
    Se feliz.

    ResponderEliminar
  36. Me gusta que me sigas leyendo.

    :)

    Besos desaparecidos.

    ResponderEliminar