jueves, 30 de marzo de 2017

Leopoldo II de Bélgica







Cuando Leopoldo de Sajonia-Coburgo-Gotha nace, en abril de 1835, su padre ya era rey de los belgas. Cinco años antes Bélgica había declarado su independencia de los Países Bajos y había ofrecido la Corona del nuevo Estado al padre de Leopoldo. 

Su educación fue la que correspondía a un príncipe heredero de la época. Nunca fue un estudiante brillante, aunque hablaba francés, inglés y alemán. Tuvo una especial formación militar, para lo cual ingresó en el ejercito belga, y además viajó por todo el mundo para formarse en política exterior.

A los 18 años se casó con Mª Enriqueta de Austria, siendo el suyo un matrimonio de conveniencia. Mª Enriqueta tenía 17 años y de ella solo se esperaba que diera hijos a la corona y el prestigio que el apellido Habsburgo pudiera dar a la recién estrenada monarquía belga. 

Una vez obtenidos los hijos deseados de su esposa - dos niñas y un varón - Leopoldo pasó a ignorarla por completo dejando el lecho conyugal que fue sustituido por el de varias amantes. 

En 1865 cuando apenas cuenta 30 años se convierte en Rey de Bélgica tras la muerte de su padre. Leopoldo era un hombre sumamente hábil y ambicioso y tenía un claro plan expansionista. 

Mª Enriqueta de Austria


Según la Dra María Misra, historiadora de la Universidad de Oxford, Leopoldo sentía un cierto complejo de inferioridad ante algunos miembros de su dinastía sobre todo ante su prima, la todopoderosa Victoria I, reina de Inglaterra y también ante su primo, el Kaiser Guillermo II. 

Por tanto desde que ocupó el trono su obsesión por obtener colonias se agudizó y se dedicó a ello como si se tratara de su principal objetivo. 

En 1869 un hecho luctuoso vino a desbaratar sus planes de futuro. El único hijo varón que había tenido con su mujer moría de neumonía al caer en una charca y permanecer mojado por algún tiempo.  
Leopoldo se desesperó porque no perdía solo a un hijo, perdía también al heredero. Con una absoluta falta de respeto obligaría a su esposa a compartir de nuevo el lecho conyugal hasta dejarla embarazada de nuevo. Mª Enriqueta dió a luz una niña y asqueada buscó refugio en la ciudad de Spa donde permanecería hasta su muerte. 

No tenía heredero pero seguía obsesionado con obtener su colonia. Henry Morton Stanley, uno de los grandes exploradores de la época despierta su interés. Stanley, al que se había encargado la búsqueda del Dr Livingstone, había seguido el curso del río Congo y Leopoldo empieza a considerar que ahí podía estar su deseada colonia. 

Para conseguirla funda en 1876 la Asociación Internacional Africana con el filantrópico objetivo, según decía, de descubrir zonas de Africa inexploradas y civilizar a los nativos. Esta asociación duró poco, pero sirvió para que la alta nobleza y los poderes económicos europeos aportaran dinero a tan generosa tarea. 

Henry Morton Stanley


En 1884, en Conferencia de Berlín, el rey Leopoldo se convertía en el propietario de un territorio 40 veces mayor que Bélgica y un año después nacía el Estado Libre del Congo del que Leopoldo se proclamó soberano absoluto. 

A partir de ese momento se desencadenaría el horror. Los agentes coloniales con el objetivo de obtener las máximas cantidades de caucho y marfil someten a la población a la explotación más absoluta. Se utiliza el chicotte, un látigo trenzado de piel de hipopótamo seca, y el castigo por no cumplir los objetivos podía llegar de los 30 a los 100 latigazos. Si a pesar de ello, al terminar la semana, los trabajadores no habían cumplido con la cuota asignada se les amputaba una mano. Otra de las prácticas habituales era tomar como rehenes a las mujeres y a los niños, que podían morir de inanición si el trabajador no conseguía cumplir con las cantidades de caucho que se le requerían. 

En la práctica el Estado Libre del Congo funcionó como un gran campo de concentración en el que los nativos eran salvajemente tratados con un único objetivo, enriquecer a Leopoldo. 



Algunas fuentes consideran que murieron unos 8 millones de nativos durante este periodo. 

En 1890 comienzan las primeras protestas internacionales sobre las prácticas del rey Leopoldo en el Congo. Edmund Dene Morel que trabajaba en una compañía naval y visitó el Estado Libre del Congo llevó a cabo una campaña contra las atrocidades que se estaban cometiendo en el territorio. Otra de las voces críticas fue George Washington Williams que consiguió publicar en el New York Herald, la lista de actos salvajes cometidos contra los nativos. Poco a poco el mundo fue un clamor contra lo que estaba sucediendo en el Congo. 

En 1908 el Gobierno belga se vio obligado a comprar el Congo a Leopoldo por 50 millones. El Estado Libre del Congo pasaría a convertirse en el Congo Belga y Leopoldo en un hombre todavía más rico. 

Leopoldo murió un año después de estos hechos, en 1909. Unos días antes se había casado con su última amante, cincuenta años más joven que él. 

Este depredador murió de una hemorragia cerebral, en su cama. No fue juzgado por los crímenes cometidos contra la humanidad y se le enterró con los honores propios de un rey.


81 comentarios:

  1. Fue un gobernante cruel y egoísta. No me gustaba su tratamiento de su esposa, y aún más con los naturales en el Congo. Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Impresionante, qué tipo más despreciable y cuánto dolor sembró por el mundo.
    Un abrazo Ámbar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Insensible a todo lo que no fuera su propia persona.
      Besos Conxita

      Eliminar
  3. Un ser detestable y repugnante. Un criminal sin escrúpulos. Alguien escupió en su tumba.
    Un abrazo, Ambar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchos se alegraron de su muerte. Su crueldad y su soberbia no tenían límites.
      Besos Cayetano

      Eliminar
  4. La historia encierra a más de un gobernante avaricioso y déspota y no hay que irse muy lejos en el tiempo. El tal Leopoldo se las traía, y lo peor es que quedaran sus fechorías impunes, ¿y todo para qué? para ser más rico y poderoso, al final murió como el resto de los mortales y pasará a la posteridad como un malvado.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La impunidad con la cometió sus crímenes es otra de las cosas que causan rabia y dolor.
      Besos

      Eliminar
  5. Hello. Wonderful information. Foreign people had no human dignity. Leopoldo would be quite a tyrant.

    ResponderEliminar
  6. Cuánto peligro tienen los acomplejados.
    Objetivo logrado: el más rico del cementerio.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Verdaderamente, son muy peligrosos. Estoy casi segura de que en ese cementerio no hubo nadie tan rico.
      Besos

      Eliminar
  7. Sí, un verdadero genocidio lo que se cometió en el Congo durante ese periodo, y como bien dices, nadie juzgó a Leopoldo por los más de ocho millones de crímenes cometidos bajo su reinado. Un verdadero tirano, vil y envidioso, avaricioso y cruel incluso con su mujer. Un personaje histórico a la altura de Hitler o Stalin.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Según la RAE genocidio es el exterminio o eliminación sistemática de un grupo humano por motivo de raza, etnia, religión, política o nacionalidad. Por ello en ningún momento he utilizado esa palabra, los motivos de Leopoldo eran puramente crematísticos. Era todo lo que dices, tirano, vil, cruel,envidioso, pero sólo actuó por avaricia , no tenía más intención que la de amasar riquezas.
      Saludos dissident

      Eliminar
    2. Mis disculpas por utilizar yo, de forma indebida, la palabra genocidio, pero creo que queda bastante claro lo que quería decir...

      Eliminar
  8. Qué cantidad de barbaridades se podían hacer ya que los reyes o políticos nadie les pueden juzgar, ellos son los dueños de todo lo que quieren, y el pueblo no les queda más remedio que obedecer, sin poder protestar, y más de una vez hasta costándoles la vida. Menos mal que cada día hay menos… que se sepa.
    Me alegro que fuese desgraciado, no se merecía nada de lo bueno que tuvo en su vida. Un beso amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que muy desgraciado no fue. Pienso que cometió las mayores atrocidades sin recibir ningún castigo. Ni siquiera sufrió en su muerte.
      Besos

      Eliminar
  9. Dios Santo! Qué horror de hombre....cuánta crueldad!

    Malvado y enterrado con honores..... uf!

    Besos Ambar y gracias :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente, enterrado con honores como si de un angelito se tratara.
      Besos

      Eliminar
  10. Era un déspota muy tiránico, su gobierno en Bélgica también fue algo angustioso ya que deseaba el poder absoluto y al no obtenerlo, logró ejercerlo en el Congo para desgracia de millones de habitantes étnicos en aquellas tierras.

    Se salió con la suya por su posición social y sus relaciones familiares que eran muy poderosas.

    Es un monarca por demás asqueroso y ruin en la historia negra que se vivió en África y Europa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El horror que debieron sufrir los congoleños es inimaginable. Fue un ser abyecto.
      Saludos

      Eliminar
  11. Un genocida en toda regla... además déspota. Enterrado con honores...la vida a veces es muy injusta.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente la justicia a veces brilla por su ausencia. Lo de enterrado con honores produce autentico comezón.
      Besos

      Eliminar
  12. Olá Ambar.
    Voltei ao teu blog para mais uma aula de História,
    agora com Leopoldo II de Bélgica.
    Excelente, minha amiga.
    Um abraço.
    Pedro

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Pedro por tu comentario.
      besos

      Eliminar
  13. La ambición que tuvo le hizo actuar con gestos detestables que sufrieron todos los nativos con sus exigencias e incluso su esposa que mal trato tuvo ya que tan solo le servia para el lecho conyugal.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Era un maltratador, un déspota, un tirano en definitiva un ser despreciable.
      Besos

      Eliminar
  14. Impresionante el rey ...
    Un saludo Ambar , no conocía esta historia . !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de haberla dado a conocer.
      Besos Cristal

      Eliminar
  15. Menudo elemento!!... Cuánto se aprende con tus entradas. Buen finde

    ResponderEliminar
  16. ¡Qué asco de hombre!
    Y tan poco que se habla de las atrocidades cometidas en África,
    como que no hubieran existido.

    Lo que no entiendo es por qué si Leopoldo era el Rey de los Belgas,
    el Estado tuvo que comprarle la colonia en el Congo, ¿no era
    la colonia propiedad del reino?

    Pobre su mujer, tener que haber soportado a su lado
    a un excremento como este.

    Un beso, Ambar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La colonia era privativa de Leopoldo. Mediante la Asociación Internacional Africana, que él había fundado, financió una nueva exploración de los territorios del río Congo a cargo de Stanley. Después, en la Conferencia de Berlín, mediante una hábil manipulación consiguió su propiedad.
      Como tu dices un excremento.
      Besos

      Eliminar
  17. Gracias, Ambar ahora entiendo.
    En otro orden de cosas, te dejo este enlace
    que creo que como médica y mujer te puede interesar:

    https://deamoresyrelaciones.blogspot.co.il/2017/03/dos-ejemplos-de-vida-determinacion.html

    Muy buen fin de semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te agradezco la recomendación. Te he dejado un comentario en tu entrada. Besos

      Eliminar
  18. Bom dia, não conhecia com detalhadamente Leopoldo, sempre soube o suficiente para saber que foi um homem dominador da pior maneira, nunca li sobre ele, mas em conversas com amigos, sempre se concluiu que foi um ditador, no carácter dele, só ele contava para o mundo.
    Obrigado pela partilha,
    AG

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fue un miserable, vil y abyecto.
      Saludos y gracias por comentar.

      Eliminar
  19. ¡¡Que basura de hombre!!

    Asesinos hay en todas partes, pero un hombre que tuvo la suerte de recibir educación tendría que haber recibido doble castigo por las atrocidades que cometió.

    ¡¡Y recibió al morir, honores propios de un rey; qué vergüenza!!

    mariarosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Castigos no recibió ninguno y si, fue una vergüenza que se le enterrara con honores.
      Besos

      Eliminar
  20. Respuestas
    1. Para encerrarlo y tirar la llave.
      Besos

      Eliminar
  21. No hace muchos años leí un libro de Sven Lindqvist (con ese apellido supondrá que he tenido que buscarlo para escribirlo bien), "Exterminad a todos los salvajes", un libro estremecedor en el que en parte aborda aquel Congo propiedad particular del rey belga. Y veo que con su esposa no fue más considerado que con los pobres aborígenes de las tierras que explotó en su propio provecho particular. No esperará que la historia le trate bien; y si suerte tuvo de no acabar mal fue por el tiempo que le tocó vivir y morir.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Europa se repartió Africa en la Conferencia de Berlin. Leopoldo era hábil en política exterior y un gran manipulador de tal modo que consiguió sus objetivos. Para cuando los Estados europeos no tuvieron más remedio que mirar hacia el Congo el daño ya estaba hecho y Leopoldo era inmensamente rico.
      Saludos

      Eliminar
  22. He leído algunos de los comentarios, y estoy en línea de todos, lo malo que fue con su esposa y con los habitantes de la Colonia. No le deseo la muerte a nadie pero, a este tipo, en lugar de su hijo el que se tenía que haber muerto era él, seguro que hubiera hecho feliz a Enriqueta.
    Gracias.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mucha gente se alegró de su muerte aunque las apariencias y el protocolo obligaran a los belgas a rendirle honores en el funeral.
      Besos Manuel

      Eliminar
  23. Un ser despreciable, que ha pasado a la historia por su crueldad con seres inocentes. Lo que duele es que no se haya hecho justicia y que sigan existiendo tiranos actualmente y que se les consienta. Las historias se repiten. Un beso querida amiga!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por desgracia estas historias se repiten y los crímenes contra la humanidad se siguen produciendo.
      Besos

      Eliminar
  24. Un hombre que llenó de terror allá por donde iba,su crueldad era infinita, moriría rico pero odiado por todos.Aún quedan tiranos que someten por la fuerza a los más débiles para lucrarse con ello y ser más poderosos.
    Un horror Ambar.
    Besos
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente un horror y sin recibir ni tan siquiera reproches por sus actos.
      Besos

      Eliminar
  25. Sin duda, una persona despreciable y cruel.

    No merecía ningún honor. Era odioso.

    Un beso .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No merecía ningún honor pero se los dieron, a pesar de que ya estaba muerto.
      Besos

      Eliminar
  26. Un hombre al que por desgracia precede su fama. Más triste es pensar todo el bien que podía haber hecho en cambio con su posición e influencia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Demasiado despiadado y cruel para pensar que en algún momento pudiera tener un gesto de generosidad.
      Hablando de otra cosa, tu entrada sobre Doisneau me ha encantado.
      Besos

      Eliminar
  27. Que persona mas mala, y que pena que aun en este mundo existan seres parecidos a el. Mil besicos cielo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por desgracia existen muchos seres parecidos a él.
      Besos

      Eliminar
  28. Leopoldo de Bélgica ha pasado a la historia como uno de los monarcas más despiadados del siglo XIX. Si con su esposa se comportaba de ese modo cruel no digamos con sus súbditos congoleños, animales que no merecían otro trato que la esclavitud, como él mismo y la amplia sociedad belga opinaban. Sólo hay que leer "El corazón de las tiniebles" de Josef Conrad para hacerse una idea.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El libro de Conrad agitó muchas conciencias y contribuyó también a que Europa dejara de mirar para otro lado.
      Besos Carmen

      Eliminar
  29. Este Leopoldo no tenia escrúpulos, que ser mas despreciable. Yo también creo que desgraciado no fue, el seguro que pensaba que lo que hacia estaba bien.
    Ambar, besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si pensaba que estaba bien o no lo ignoro, aunque ,imagino, que pensaba que era conveniente a sus intereses y con eso tenía suficiente para ahogar cualquier escrúpulo.
      Besos

      Eliminar
  30. Saludos Ambar creo que ya habéis dicho todo lo que se puede decir de este señor por llamarlo de alguna manera, revisando la familia he visto que era primo hermano de Victoria y esta aparece en el libro Reinas malditas de Cristina Morató que me ha resultado muy interesante y acabo de acabar Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También estaba emparentado con la Emperatriz Sissi - una de las Reinas malditas del libro de Cristina Morató - Estefanía, hija de Leopoldo II, y Rodolfo, hijo de los emperadores austriacos contrajeron matrimonio.
      Te dejo el enlace de la entrada que escribí sobre Rodolfo, por si te interesa.
      http://lamedicinaylacorte.blogspot.com.es/search/label/Rodolfo%20de%20Habsburgo
      Besos

      Eliminar
    2. Gracias Ambar la leeré, buena semana.

      Eliminar
  31. Impresionante testimonio de un hombre si escrúpulos que se mostró a lo largo de su vida como un depredador sin conciencia.
    ¡Tremendo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni escrúpulos ni conciencia, tan solo ambición.
      Besos

      Eliminar
  32. Cruel, bestia, inhumano... Lo siento por su hijo pero él mereció quedarse sin heredero. Besos. ¡Feliz Semana Santa.

    ResponderEliminar
  33. Hola guapísima !!!
    Ante semejante entrada, solamente puedo decir esto: ¡Qué asco de tío! y lo digo así, sin tratamiento de Sr. ni Magesta, porque era un ser despreciable. Pero como en todos los acontecimientos de esta magnitud, una sola persona no consigues estos despropósitos, siempre cuentan con ayuda que obtienen beneficio.
    Una pena que la historia se repita una y otra vez, y las Humanidad no aprenda de sus errores.
    Muy buena entrada Ambar.
    Besotes mi niña.

    ResponderEliminar
  34. La ambición nubla la mente o eso dicen. Gracias Nuria.
    Besos

    ResponderEliminar
  35. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dónde te has metidoooooooooooooo??? :P

      Eliminar
  36. Cuando las personas tienen un concepto distorsionado de lo que es la bondad y los buenos sentimientos no anidan en su corazón, son capaces de cometer las más despiadadas atrocidades.
    Cariños y feliz Semana Santa.
    Kasioles

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para algunas personas solo existe lo que ellos desean. Eso de la bondad ni lo conocen.
      Besos

      Eliminar
  37. Terribles historias, donde uno piensa que el poder es para proteger al pueblo.
    Que terrible historia, no puedo comprender como un corazón humano puede llegar a llenarse de ambición hasta ese extremo.
    Feliz, devoto y santo fin de semana.
    Un Abrazo.
    Ambar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi también me resulta incomprensible.
      Besos

      Eliminar
  38. Eso se llama genocidio y además quedó impune.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Absolutamente impune. Cosas de la política.
      Un abrazo

      Eliminar
  39. Vengo a agradecer tus letras y aprovecho para dejarte un fuerte abrazo y desearte una estupenda semana.
    Kasioles

    ResponderEliminar
  40. Qué horror de hombre! Y además sus perrerías no tuvieron castigo...

    ResponderEliminar
  41. No puedo emitir juicio certero ante este tirano...
    y aún siguen estas especie humana de este tipo gobernando la vida de millones
    no hemos aprendido mucho que digamos.

    La historia no miente.
    Y es bueno recordar ...nunca olvido.

    ResponderEliminar