miércoles, 3 de febrero de 2016

Leonor de Austria




Leonor de Austria. Joos van Cleves


Vino al mundo en Lovaina, en las cercanías de Bruselas el 15 de noviembre de 1498. Fue la primogénita de los hijos que tendrían Felipe “ El Hermoso” y Juana “ La Loca”. Su hermano Carlos, que llegaría a ser el Emperador Carlos V, nacería dos años después y se convertiría en el compañero de sus juegos infantiles. La vida de Leonor siempre estaría ligada a la de su hermano. 

Leonor, al igual que sus hermanos, tuvo poco contacto con sus padres ocupados como éstos estaban en afianzarse como herederos en el Reino de Castilla, por lo tanto su educación y cuidado correría a cargo de su tía Margarita, que ejercería de autentica madre de sus sobrinos y de quien recibirían todo el cariño que su progenitora fue incapaz de entregarles. 

Leonor era hermosa, inteligente y culta y a los dieciséis años se había convertido en una princesa casadera muy deseable. Según cuentan, parece ser que en aquellos años se sentía muy atraída por Federico del Rin, con quien se había relacionado pero, enterado su hermano Carlos daría al traste con el enamoramiento. Con una madurez intelectual impropia de sus años, Carlos consideró que Leonor era una importante pieza con la que negociar y no estaba dispuesto a perderla por muy enamorada de Federico que estuviera así que, obligó a ambos jóvenes a jurar ante notario que la relación que habían mantenido era tan solo amistosa y que jamás sería de otra naturaleza. 

Ya había muerto su padre y su madre, enajenada mentalmente, había sido recluida en Tordesillas. Corría el año 1516, Carlos y su hermana Leonor se encuentran en el palacio de Malinas junto a su tía Margarita cuando les llega la noticia de la muerte de su abuelo Fernando “El Católico”. Cuando esto sucede su hermana Isabel ya había contraído matrimonio con el rey de Dinamarca y su hermana María se había trasladado a Austria. Carlos empieza a preparar el viaje que lo llevaría a tomar posesión de sus reinos en la península y la fiel Leonor le acompañaría.

El 4 de noviembre de 1517 ambos hermanos visitan a su madre en Tordesillas y quedan desolados ante la falta de reconocimiento por su parte y ante el aspecto que presenta. También conocen a su hermana Catalina, víctima inocente de la reclusión de su madre. Ya en Valladolid, donde se habían reunido las Cortes de Castilla para jurar lealtad a Carlos I, conocerá a su hermano Fernando. 

Una vez instalado en el trono, Carlos I decidiría estrechar lazos con el país vecino y se acuerda el matrimonio de Leonor con Manuel I de Portugal. Es de suponer que no sería del agrado de la Infanta el novio escogido por su hermano, ya que además de haber sido el esposo de dos de sus tías era treinta años mayor que ella pero, obediente como era, acepto su destino con conformidad. 

Leonor tuvo dos hijos en el corto tiempo que duró su matrimonio. El mayor, Carlos, murió con apenas un año y la segunda, María, nació a principios de 1521, el mismo año en que habría de morir su padre. 

Manuel I de Portugal

Según la costumbre, una reina viuda debía dejar la vida cortesana, vivir en el retiro y dedicarse a la oración, pero el hijo de Manuel, convertido ya en el rey Juan III, conseguiría retener a Leonor cerca de la Corte y visitarla con frecuencia. Esta situación daría lugar a una serie de rumores que se extenderían por toda Europa y pondrían en entredicho la honestidad de Leonor. Algunos embajadores, como el de Polonia, llegaron a informar a sus superiores de un supuesto embarazo de la Reina viuda. Enterado Carlos I solicitaría a su hermana que acudiera a su presencia de inmediato y Leonor saldría precipitadamente de Lisboa pero, por ordenes de Juan III, se vería obligada a dejar a su hija María, de apenas seis meses, en Portugal. 

Leonor pasó los siguientes años en la Corte Imperial junto a su hermano. Siempre fue sumisa y obediente y por tanto aceptó complacida cuando el Emperador decidió utilizarla para sellar la paz con Francia tras la batalla de Pavía. Por el Tratado de Madrid Leonor contraía matrimonio en Illescas con Francisco I. No confiaba Carlos I en Francisco y no permitió que el matrimonio se consumara en tanto el rey francés no hubiera cumplido con el resto de las cláusulas del Tratado. Francisco I no cumplió y Leonor continuó en la Corte de su hermano. Cuatro años después y tras la firma del Tratado de Cambrai, Leonor marcharía a Francia como reina consorte, la acompañarían los hijos de Francisco I, rehenes en España desde el Tratado de Madrid. 

Leonor, que quería seguir siendo reina, partió contenta hacia la Corte gala. Vestida de terciopelo y ricamente engalanada fue coronada en Saint Denis. No puede decirse que el rey francés estuviera igual de contento que su nueva esposa y aunque aparentaba respetarla no tenía ningún pudor en exigibirse públicamente con su amante. Para Leonor, que había perdido ya su belleza y lozanía y cuya salud era frágil, esta situación suponía una humillación angustiosa porque se veía obligada a admitir a la amante de su esposo como dama de su Casa, ya que ésta había sido nombrada aya de los hijos de Francisco. 

La Corte de Francia era escandalosa y disipada y ese espíritu depravado chocaba con la profunda religiosidad de Leonor que dándose cuenta de que Francisco no requería de ella ninguna labor de esposa se limito a llevar una vida piadosa y recatada intentando facilitar, eso si, el entendimiento entre su hermano el emperador Carlos V y su esposo. 


Francisco I


Y así fueron pasando los años para Leonor en Francia, entre destemplanzas, humillaciones y disgustos, sin que nadie la considerase realmente una reina y sin recibir el cariño o al menos el respeto que correspondía a la dignidad de su persona. Era un matrimonio impuesto, de eso no cabía duda, pero para Francisco I era además un matrimonio impuesto por el hombre con el que siempre había mantenido una rivalidad visceral y ante el que se sentía frustrado: el Emperador Carlos V.

Francisco I moriría en 1547 y Leonor abandonaría Francia deseosa de volver con su familia y dejar atrás los malos tiempos vividos. Se instalará en los Países Bajos, junto a su hermana María, reina viuda de Hungría, que ejercía de gobernadora de esos territorios. Ambas hermanas pasaron allí unos años de tranquilidad y sosiego. Leonor, que siempre fue una mujer culta, patrocinaría la traducción al castellano del libro de Job y de otros textos bíblicos. Mientras tanto, intentaría sin resultado, a pesar de sus suplicas, que Juan III de Portugal le concediera la dicha de que su hija María, a la que no había visto desde que abandonara Portugal, fuese a vivir con ella. 

Cuando en 1555, su hermano el Emperador abdica para retirarse a Yuste, Leonor y María deciden acompañarle y retornan a suelo español, instalándose en el palacio del Infantado de Guadalajara.

Leonor ruega a su hermano que interceda en la Corte portuguesa para que se le permita ver a su hija, convencida de que cuando ambas se vean logrará convencerla para vivir juntas. Por fin - ya había muerto Juan III - llega desde Portugal la noticia de que la princesa María se reuniría con su madre en Badajoz. Las esperanzas de Leonor renacerían. 

Lo que no sabía Leonor era lo difícil que le había resultado al Emperador convencer a su sobrina para que se entrevistara con su madre. María no había perdonado a su madre su abandono y además se sentía humillada por la Corte española ya que Felipe II había roto el compromiso matrimonial con ella para desposar a María Tudor. Todas estas razones parece ser que pesaban mucho en su ánimo e hicieron que la reunión fuera un fracaso. No eran más que dos desconocidas, llena de rencor una y de remordimientos la otra. Apenas estuvieron veinte días juntas, veinte días que acabaron con el deseo de vivir de Leonor. 

Acompañada por su séquito emprende el regreso a Guadalajara pero, se siente enferma y quienes la acompañan deciden parar y aguardar su mejoría en el palacio de la familia Tovar en Talavera la Real. Según los cronistas de la época, el enorme disgusto que le había producido el gélido encuentro con su hija había minado su salud. Pero además del disgusto, Leonor presentaba un ataque de asma, enfermedad que sufría desde hacía años. Su médico Juan de Jarava la examinaría y observaría las piernas hinchadas, la piel lívida, los labios azulados y la respiración cada vez más dificultosa. No tendría dudas el galeno y así  se lo comunicaría a Dª María de Hungría que los acompañaba: Dª Leonor se estaba muriendo. 

El 18 de febrero de 1558 moría Dª Leonor de Austria, Infanta de España, Reina de Portugal y Reina de Francia. Sus restos mortales recibieron sepultura en la Iglesia de Santa María la Mayor de Mérida. Años más tarde serían trasladados al Monasterio del Escorial.

54 comentarios:

  1. Me has recordado algunos pasajes de los últimos capítulos de la serie sobre el emperador Carlos. Si pudiéramos resumir con una palabra todos estos "encuentros" y desencuentros entre unos y otros, yo utilizaría la palabra "incomunicación".
    Un saludo, Ambar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy posible que tengas razón pero, pienso que había algo más que incomunicación.
      Saludos Cayetano

      Eliminar
  2. Muy bien contado todo. He vuelto a ver la serie pero más los últimos capitulas que es donde sale más Leonor, es importante como lo escribes, y más la información aportada a lo que últimamente la televisión nos pone, que por cierto han dado un gran paso hacia la historia de España que bien abandonada estaba.
    Es un lujo leerte querida amiga. Siempre espero tus entradas con verdaderas ganas. Muchas gracias. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por el comentario Lola.
      Besos

      Eliminar
  3. Es mejor ser una mujer común, no viene de una familia famosa. La vida de ellos era muy complicado y no necesariamente feliz. Lo ves en la historia de Leonor. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La vida de los reyes siempre fue complicada y la de las reinas también. Cada uno tenía su cruz la de las princesas era, sobre todo, ser casadas por motivos políticos y encontrarse con un marido al que podían , incluso, llegar a aborrecer.
      Saludos Giga

      Eliminar
  4. Hola, paso a comentarte que mañana en mi blog te doy la bienvenida, es una tradición para con todos los nuevos seguidores. Saltos y brincos

    ResponderEliminar
  5. También yo tengo fresca la serie de Carlos V, por lo que aquí escribes, la serie se ajusta bien a la verdad histórica.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La serie esta muy bien realizada y los guionistas se han concedido muy pocas licencias históricas, algo que se agradece.
      Besos Myriam

      Eliminar
  6. Manipulada siempre fue pero llevaba en la sangre el reinar y bien que se salió de un estado a otro, pero lo que no consiguió fue su amor primerizo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que una princesa de aquellos siglos consiguiera el amor era algo realmente inusual. Leonor no fue una excepción y como hija de reyes y hermana de un emperador estuvo a disposición de los intereses de su familia.
      Besos

      Eliminar
  7. Presenta una historia interesante.
    Historia muy turbulenta Leonor de Asturias.
    Entonces las mujeres eran peones en las manos, los padres o hermanos.
    El suyo :) *

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que la historia le haya resultado interesante.
      Saludos

      Eliminar
  8. Esta sua postagem não poderia ser melhor para quem, como eu, é admirador da História.
    Abraços.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por el comentario.
      Un abrazo

      Eliminar
  9. Sin ser ninguno de los miembros de la familia felices, Leonor sin duda fue la más desgraciada de todos ellos. Utilizada por su heermano como un mero peón, tuvo que soportar las idas y las venidas por varias cortes europeas y además casar con el enemigo de su linaje, el rey de Francia. Al margen de esto debió de ser muy duro abandonar a su hija, a la que no volvió a ver, por razones de estado.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también creo que de todos los episodios duros por los que tuvo que pasar Leonor el abandono de su hija fue la mayor de sus desgracias.
      Un beso Carmen

      Eliminar
  10. Hola!

    Vengo del blog de Ester, me encantan las biografías....por aquí me verás visitándote, sino te importa.

    Saludos =)))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues encantada de que pases por aquí.
      Saludos

      Eliminar
  11. Hola Ambar: Una dama que supo cohesionar su papel en la corte (aunque quizás no estuviese de acuerdo) pero no pudo resolver de la misma forma los de su corazón (sobretodo con la hija).

    Una historia muy bien relatada.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una dama sufridora y con un alto sentido de su deber como princesa.Para las mujeres de su época y de su posición resolver los problemas del corazón resultaba casi imposible.

      Besos Manuel

      Eliminar
  12. Hoy me has dado una magistral lección de historia.
    Hay cantidad de acontecimientos que desconocía de la vida de Leonor de Austria.
    Lo que peor llevo es que tuviera que aguantar a un marido que no la quería y soportar la presencia en su casa de su amante.
    Abrazos y cariños.
    kasioles

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sufrió mucho en Francia. Pienso que el desamor ya lo tenía asumido desde el mismo momento en que salió de España pero las humillaciones a las que se vio sometida debieron ser muy duras.
      Besos kasioles

      Eliminar

  13. Ahora que gracias a las series de TVE sobre la vida de los monarcas españoles, nos damos cuenta de que pocas mujeres eran felices en su matrimonio,eran casi siempre monedas de cambio a las que utilizaban para arreglar las desavenencias surgidas entre los monarcas de turno, y este caso que nos muestras aquí es un vivo ejemplo de ello.
    Una entrada Ambar muy interesante, está claramente relatada y eso facilita su comprensión.
    Besos
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Era el precio por ser princesas. Desde que nacían su destino estaba trazado por sus padres o como en el caso de Leonor por quien ostentara la corona.
      Gracias por el comentario Puri. Besos

      Eliminar
  14. Que triste. La verdad es que siempre se piensa en el boato y el lujo ¡en el que vivían los Reyes y Reinas y salvo uno que otro la historia nos demuestra lo contrario. Muy bien contado. Buen finde. Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No era envidiable la vida de esos reyes y príncipes. Tengo un problema cuando intento entrar en tu blog, siempre me salta la alerta de que tiene un virus.
      Gracias por comentar Katty

      Eliminar
  15. Si las infantas hijas de Fernando de Aragón e Isabel de Castilla fueron desdichadas, creo que las infantas hijas de Juana de Castilla y Felipe de Austria no fueron mucho mejores.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De todas las hijas de Juana y Felipe, tal vez Leonor fuera la más desdichada. El hecho de tener que abandonar a su hija fue un autentico tormento a lo largo de su vida.
      Saludos dissortat

      Eliminar
  16. Creo que esta todo o casi todo dicho sobre Leonor, ella sus hermanas, tías, tuvieron una educación exquisita si la comparamos con las de de otras princesas de esa misma u otras épocas. La educación puede servir para abrirte muchas puertas pero me temo que las del corazón son difíciles de abrir y mas si el matrimonio es cosa de estado. un abrazo Ambar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Era altamente improbable que una princesa de aquella época llegara a conocer el amor y mucho menos a lograr disfrutar de él. Inconvenientes de nacer en la realeza.
      Besos Leonor

      Eliminar
  17. Un persona culta que tuvo una difícil vida sometida a las ordenes de otros, como la mayoría de personajes de la nobleza.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fue, efectivamente, una persona muy culta, sumamente religiosa y con un gran sentido de la lealtad y del deber.
      Gracias por pasar. Besos

      Eliminar
  18. Realmente es un placer leerte porque nos regalas unas grandes e interesantes historias.

    Una vida complicada. Gracias por compartir.

    Feliz domingo. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por pasar y por el comentario.
      Besos Amalia

      Eliminar
  19. Que existencia más triste. Carne de pactos políticos siempre, ni el cariño de su hija pudo tener.
    Ya sé que muchos de estos cuadros son idealizaciones de los retratados, pero al contemplar su belleza y recordar su orígenes, y siendo éste un blog también relacionado con la medicina, me preguntó, hasta que punto el famoso prognatismo de los Austria, afectaba a la damas de la dinastía. ¿Cortesía de los pintores, quizás?
    Un abrazo, Ambar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy posible que los pintores fueran más considerados con las damas.
      Saludos dlt

      Eliminar
  20. Me encanta leer historias tan interesantes .¿Qué tal estás? Imagino que en pleno Proceso depurativo cargado de buenas intenciones típico de primeros de enero: que si el gimnasio, que si Dejar de fumar, que si la dieta depurativa (hoy os traigo una receta sana, sanísima y algunas recomendaciones) os espero en elracodeldetall.blogspot.com

    ResponderEliminar
  21. Que vida más complicada tenían las pobres hijas de reyes que tenían que casarse con quien sus padres o en este caso su hermano dictase. Pero lo peor sin duda de esta historía es la separación de su hija, eso si que tuvo que ser cruel.
    Un beso Ambar!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego tener que dejar a su hija en la corte lusitana debió ser muy duro.
      Besos Carmen

      Eliminar
  22. ¡Hola Ambar!!!

    Nos dejas un pot súper interesante, gracias por darme la oportunidad de empaparme de esta añeja historia. No somos solo notros los de a pie, los que sufrimos circunstancias de la vida, pues los ricos también lloran y pasan por grandes sufrimientos.

    Ha sido un inmenso placer pasearme por ésta tu casa.
    Te dejo mi gratitud y mi estima siempre.

    Un abrazo y ten una feliz semana, Ambar.

    Estaré ausente un tiempo. Te deseo lo mejor del mundo.

    ResponderEliminar
  23. ¡Hola Ambar! gracias por pasarte por mi blog ¡y quedarte!
    Despues de un rato navegando por el tuyo he decidido quedarme. Creo que aprenderé mucho con tus entradas, ya que sinceramente, en cuanto a historia, mis conocimientos son bastante limitados. ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  24. Hola Ámbar
    Que interesante tu blog, he aprendido y aprenderé mucho en él. La historia no es mi fuerte!
    Que vida más complicada e infeliz la de Leonor, nadie tiene asegurada la felicidad por mucho que se pertenezca a un alto linaje y menos siendo mujer en esa época...

    ResponderEliminar
  25. Hola Ámbar
    Que interesante tu blog, he aprendido y aprenderé mucho en él. La historia no es mi fuerte!
    Que vida más complicada e infeliz la de Leonor, nadie tiene asegurada la felicidad por mucho que se pertenezca a un alto linaje y menos siendo mujer en esa época...

    ResponderEliminar
  26. Mi querida Ambar, que interesante la historia de esta Reina, no sabia que habia nacido en lovaina , p`recioso sitio, que visite hace unos años, la verdad que no me hubiera gustado por nada del mundo ser reina en aquellos años, que manera de hipotecar toda una vida. Mil besicos y gracias por enseñarno tanta histoeia

    ResponderEliminar
  27. Tengo muy reciente como te dije no hace mucho la serie de televisión española, que aunque novelada, refleja muy bien la historia de Leonor.
    ¡Pobrecita!
    La mujer siempre relegada a tomar sus propias decisiones y utilizada como moneda de cambio.
    Me ha gustado mucho tu versión.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  28. Tengo muy reciente como te dije no hace mucho la serie de televisión española, que aunque novelada, refleja muy bien la historia de Leonor.
    ¡Pobrecita!
    La mujer siempre relegada a tomar sus propias decisiones y utilizada como moneda de cambio.
    Me ha gustado mucho tu versión.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  29. Olá Ambar,
    Venho para desejar-lhe um bom dia.
    Abraços.

    ResponderEliminar
  30. Eslabones de una misma cadena... La madre de Leonor enloquece de amor. A ella le es negado mantener una relación amorosa con su amado por ser "pieza importante para negociar". Y a su hija, por las circunstancias que fueran, le fue negado el amor de su madre. Una historia realmente triste.

    Un placer pasear por aquí. Un saludo.

    ResponderEliminar
  31. Pobre mujer, utilizada como una pieza del juego político entre reinos, imposibilitadas de alzar la voz y poder ser medianamente feliz...
    Que bien cuentas la historia, Ambar, me encantó
    Abrazos

    ResponderEliminar
  32. ¡Qué vida tan intensa la de Leonor! La verdad es que lo de los matrimonios por el interés de los reinos lo veían normal, pero tenía que ser duro. Saludos.

    ResponderEliminar
  33. Dearest your posts are wonderful and accurate and deserve attention but tonight my eyes burns :( I will come back with calm...
    Have a good week!! :)
    Grace

    ResponderEliminar