jueves, 25 de septiembre de 2014

Carolina de Brünswick-Wolfenbüttel



Carolina de Brünswick-Wolfenbüttel- Thomas Lawrence

Carolina fue la tercera hija del matrimonio formado por Carlos II de Brünswick –Wolfenbüttel y de Augusta de Hannover, hermana del Rey Jorge III del Reino Unido. Nació el 17 de mayo de 1768 en Alemania.

La infancia de Carolina no fue precisamente feliz. Sus padres no se habían casado por amor y en las relaciones de ambos influyeron poderosamente la amante de su padre y su abuela paterna. El respeto y las buenas costumbres no le fueron inculcados a Carolina en su niñez y su educación académica también fue deficiente. 

Pero, en 1794, Carolina se había convertido en un precioso botín para el gobierno del Reino Unido porque, aunque pertenecía a un pequeñísimo Estado, las relaciones de su padre con Prusia y el hecho de que la Corona Británica ya estaba en guerra con Francia le conferían un especial atractivo. Así pues, y a pesar de la poca inclinación del Príncipe de Gales a contraer matrimonio - parece ser que se encontraba muy enamorado de Mary Anne Fitzherbert, su amante en aquel momento y con la que había llegado a casarse en secreto aunque el enlace fue declarado nulo - Jorge III envió a Lord Malmesbury a Brünswick para realizar el contrato matrimonial y llevar a la novia hasta el Reino Unido. 

La impresión que causó Carolina a Lord Malsbury no debió ser grata ya que, en su diario y al realizar la descripción de la futura princesa de Gales, se expresa así: "carece de sentido común, decoro y tacto, es muy dada a la indiscreción y olvida gustosamente asearse y mudar sus ropas sucias".Y no debía de ser exagerada la descripción porque algunos de sus contemporáneos llegaron a decir de ella que “olía como un establo”. En cuanto a su aspecto físico el propio Lord la describe como “baja, rechoncha y con una cabeza demasiado grande respecto al resto del cuerpo”

Los contrayentes se conocen tres días antes de la boda y, como cabía esperar, el Príncipe quedó profundamente decepcionado ante la esposa que se le había impuesto. Carolina por su parte, tampoco se sintió satisfecha y llegó a decir a Lord Malsbury : "el Príncipe esta gordo y nada tiene que ver con los hermosos retratos que me enviaron de él".

El día de la boda Jorge se presentó a la ceremonia con algunas copas de más y necesitó de los esfuerzos de un ayuda de cámara para mantenerse en pie durante la misma. Mientras los invitados disfrutaban del banquete de bodas, Jorge seguía bebiendo así que, llegada la noche nupcial, cayó al suelo completamente borracho. Eso es lo que nos cuenta Carolina, que asegura: "Estaba tan borracho que pasó la noche de bodas en el suelo, donde cayó, y yo le deje". Sea como fuere, el Príncipe logró vencer su repugnancia y a la mañana siguiente consumó el matrimonio, eso sí, al concluir advirtió que nunca más volvería a yacer con su esposa. Lo cierto es que a pesar del alcohol y del asco, logró dejar embarazada a la Princesa y nueve meses después de ese infortunado día nacía su única hija.


Carolina de Brünswick-Wolfenbüttel- Lawrence

Jorge consideró que, respecto a su esposa, había cumplido y que no tenía ya la obligación de seguir cumpliendo, así que le escribió a Carolina una carta en la que entre otras cosas decía: "los impulsos no pueden controlarse mediante la voluntad…ninguno puede recriminarle nada al otro, puesto que la naturaleza no nos ha hecho compatibles". El príncipe volvió a los brazos de Lady Jersey, de los que en realidad no se había alejado nunca y Carolina siguió viviendo una temporada en Carlton House cambiando después de residencia mientras buscaba amantes con los que entretenerse, según se dijo. 

El pueblo de Londres no tardó en enterarse de la afrenta sufrida por la Princesa, ya que Jorge no tenía reparos en exibirse con su amante y volcaron su simpatía en Carolina considerándola una pobre mujer a la que su marido ponía los cuernos con total impunidad. Así pues, la popularidad de Carolina creció en tanto la de su esposo se desmoronaba.

Pero, no bastaba a Jorge la separación de hecho de su esposa, él quería más, quería el divorcio. Empieza a correr entonces el rumor de que la Princesa de Gales tiene varios amantes. Aparece en escena Lady Douglas, que asegura que la Princesa ha tenido un hijo fruto de una relación adúltera. Aunque es muy probable que estos rumores hayan sido difundidos por el entorno de Jorge, el Príncipe adopta el papel de marido ultrajado y se encarga una comisión de investigación secreta, que fue llamada la “Investigación Delicada”. Corría el año 1806.

Mientras duró la investigación Carolina tuvo restringido el acceso a su hija. La comisión de investigación dictaminó que no se podía probar que la Princesa de Gales hubiera cometido adulterio, pero sus costumbres licenciosas originaron habladurías que llegaron a oídos de la Corte y Carolina se vio convertida en una paria social con la que nadie deseaba confraternizar.

Jorge III ya había sido declarado demente y el Príncipe de Gales se había convertido en Regente con lo cual la situación de Carolina empeoró, nadie quería acercarse a la Princesa ante el temor de las represalias que el Príncipe pudiera adoptar.

Finalmente, Carolina, cansada y asqueada de tanto desprecio, negociará con el secretario de Asuntos Exteriores. A cambio de abandonar Gran Bretaña recibiría una renta anual de 35.000 libras. La princesa se dedicó entonces a viajar por Europa y acabó instalándose en Italia. Entre sus sirvientes se encontraba Bartolomeo Pergami, que se convirtió en su hombre de confianza, y del que se vino a decir que era su amante.

villa Caprile

Empeñado como estaba el Príncipe en obtener el divorcio de su esposa, encargó otra comisión de investigación para probar su adulterio. La Cámara de los Lores examinó el contenido de los documentos presentados por la comisión, llegando a la conclusión de que estos eran lo suficientemente escandalosos como para iniciar un proyecto de Ley a fin de disolver el matrimonio, aunque los Lores sabían que dada la popularidad de Carolina - a la que se seguía considerando una víctima - el proyecto no sería aprobado en la Cámara de los Comunes y se abstuvieron de presentarlo. 

Así estaban las cosas cuando en enero de 1820 fallece Jorge III y por lo tanto el hasta entonces Príncipe de Gales pasa a convertirse en el Rey Jorge IV. Carolina planea entonces regresar de nuevo a Gran Bretaña para ser coronada como Reina consorte. Así que, a pesar de todas las advertencias que se le hacen, Carolina regresa al Reino Unido dispuesta a recibir los honores que como esposa del nuevo Rey le correspondían.

El día de la coronación se presentó en la abadía de Westminster pero se le negó el paso por la puerta principal. Lo intento entonces por la puerta del este y por la del oeste e incluso por la galeria de Westminster mas con idéntico resultado. Finalmente Sir Robert Inglis logró persuadirla de que regresase a su carruaje .

Ya de noche, Carolina empieza a sentirse mal, un dolor abdominal persistente la tiene postrada en el lecho. Durante las tres semanas siguientes su salud se irá deteriorando progresivamente y a pesar del laudano que se le administra los dolores son atroces. Carolina ve próximo su fin y asegura que un espía de su esposo el Rey Jorge IV la vigila y envía informes a Su Majestad. A pesar de su estado decide poner en orden sus papeles y manda quemar entre otros documentos sus diarios y todas las cartas que atesoraba. Redacta un nuevo testamento y ordena en el mismo que sus restos mortales sean trasladados a Brünswick. Finalmente muere el siete de agosto de una inflamación intestinal que se estima pudo ser debida a un cáncer o a una obstrucción intestinal según los médicos que la trataron, aunque, poco ha quedado de los informes que los mismos redactaron y además no se realizó autopsia.

Coronación de Jorge IV

Esta muerte tan "oportuna" y no aclarada, hizo correr el rumor entre el pueblo de un posible envenenamiento de la Reina. A pesar de las precauciones que se tomaron, el traslado de sus restos supuso una algarada popular, se levantaron barricadas, se lanzaron piedras contra los soldados y hubo heridos y dos muertos hasta que finalmente se consiguió embarcar el ataúd rumbo al destino que Carolina había elegido.

Una muerte sin aclarar, una mujer de poca inteligencia, vanidosa y ávida de placeres, casada con un hombre indigno que la despreció. Este podría ser el resumen de la vida de esta desgraciada Reina que no llegó a reinar y que ni siquiera fue coronada como tal.

24 comentarios:

  1. Su hija Carlota Augusta tampoco tuvo mucha suerte, murió después de dar a luz a su único hijo que nació muerto. A veces las desgracia persigue a las familias. Si ella y su hijo hubieran vivido la reina Victoria no hubiera reinado. un saludo Ambar, buena entrada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad su hija tampoco tuvo suerte, murió muy joven y como tu bien dices al alumbrar a su primer hijo.

      Saludos

      Eliminar
  2. Tristes vidas las de ambos, pero sin duda la que salió más mal parada fue ella. En cuanto a su muerte, es probable que fuese una oclusión intestinal lo que la matase, ahora no sucede tanto, pero entonces...

    ¡Salud!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dados los fuertes dolores que sufría y la aparición súbita del cuadro clínico mi opinión coincide con la tuya.

      Saludos

      Eliminar
  3. Es lo menos que podría pasar en esos matrimonios obligados. Nadie es culpable. Porque a nadie se le puede obligar a querer a otra persona. Ahora que dormir en el suelo borracho en su noche de bodas y luego "cumplir" y acertar es de libro.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad que a nadie se le puede obligar a querer a otra persona pero, un poco de respeto, educación y cortesía es lo menos que se puede esperar de un príncipe.

      Saludos

      Eliminar
  4. Estoy de acuerdo con Cayetano, que vidas las de estos dos personajes, antes era muy frecuente estos hechos, por eso soy de la opinión, como Punset, de que cualquier tiempo pasado fue peor...
    Un abrazo, Ambar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo malo de ser unos "personajes" es que su vida es pública y notoria.

      Saludos

      Eliminar
  5. Unas vidas "ejemplares". Me ha hecho sonreír lo mismo que a Cayetano que borracho fuera capaz de concebir una hija eso es tener puntería.
    Una entrada muy interesante.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si la "puntería " fue increíble. Yo creo que acertó impulsado por el deseo de no tener que repetir la experiencia.

      Saludos

      Eliminar
  6. Interesante historia de intrigas palaciegas. Sospecho que no le hicieron la autopsia para no descubrir la causa de su muerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que estaban deseando que los restos de Carolina abandonaran el Reino Unido de forma rápida y sigilosa. Seguramente esa fue su mayor preocupación.

      Saludos

      Eliminar
  7. Hola Ambar:

    Interesante texto.A la dama la conocía, pero no su vida. Una hija en la primera oportunidad (imagina si hubiese estado más veces con ella :D) y luego una muerte muy oportuna. Ambas cosas son posible. La oclusión intestinal es la causa más probable, pero es posible esas peritonitis producidas por perforaciones de apéndice, que muchas veces pasan como cólicos

    Besos.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde que aparecieron los primeros síntomas hasta su muerte transcurrieron dos semanas.El cuadro clínico es compatible con varios diagnósticos, pero nos tenemos que quedar con las hipótesis.

      Saludos

      Eliminar
  8. Una historia interesante e infeliz, marcada por los intereses de dos países. Agradezco tu visita. Feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los matrimonios reales formaban parte de la política de los países. Dificil que salieran bien.

      Saludos

      Eliminar
  9. CASI TODAS LAS TRAGEDIAS DE L MUNDO , SON A CONSECUENCIA DE LOS INTERESES... ¡ TRAGICA HISTORIA !
    ME HA ENCANTADO ¡ BUENAS NOCHES AMBAR ! SALUDOS...CONCHITA,

    ResponderEliminar
  10. Qué vidas más desgraciadas, sobre todo la de ella, que a sus pocas prendas personales unió el desprecio ajeno.
    Da gusto leer sus crónicas históricas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un marido como Jorge IV ya es una desgracia para cualquier mujer.
      Gracias por el comentario.

      Saludos

      Eliminar
  11. Lo que usted, tan admirablemente describe, demuestra la importancia de una sociedad civil sólida y de unas instituciones estables. A pesar de tal familia real , Inglaterra vencía a Napoleón, extendía su imperio y fortalecía su sistema parlamentario. Una importante lección de la Historia.

    Mis saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiene usted razón, en un estado lo importante es que las instituciones sean estables y que la sociedad civil tenga claro lo que quiere y que las leyes se cumplan y se hagan cumplir. Nos convendría mirar más hacia el pasado y aprender de lo bueno y de lo malo,

      Saludos

      Eliminar
  12. Una muerte que desde su infancia no tuvo ni la belleza, el talento ni fue amada por los suyos, siempre da pena leer este tipo de historias, aunque ella misma intentase encontrar el derecho a la corona terminando con su muerte al poco de ello.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La mala educación adquirida en la infancia siempre pasa factura.
      Me alegra volver a leer tus comentarios y que vuelvas a estar "activa" en tu blog.

      Un abrazo

      Eliminar