martes, 22 de mayo de 2018

Jorge IV del Reino Unido






El primero de los quince hijos que tuvieron el rey Jorge III del Reino Unido y su esposa Carlota vino al mundo en el palacio de St James el 12 de agosto de 1762, justo once meses después del matrimonio de sus padres. Automáticamente se le concedieron todos los títulos correspondientes al heredero al trono puesto que era el varón primogénito. 

Desde la tierna infancia Jorge demostró que tenía una gran inteligencia. Aprendió latín, griego, música, arte y consiguió hablar fluidamente alemán, francés e italiano. Era un buen estudiante y se perfilaba como un muchacho atractivo aunque con tendencia a la obesidad. Por desgracia no tardaría mucho en cambiar de rumbo. 

Cuando llegó a la mayoría de edad y como príncipe heredero que era, el Parlamento le concedió una asignación de 60.000 libras anuales a las que se unirían las 50.000 que le otorgó su padre, cantidad más que suficiente para vivir con lujo. También se le proporcionó, como residencia propia, el palacio de Carlton House. Seria en este palacio donde empezaría su decadencia moral. 

Lo primero que hizo al instalarse en su nueva residencia fue encargar al arquitecto Henry Holland su remodelación, gastando en ello una fortuna. Le gustaban mucho las mujeres y no le importaba pagar grandes cantidades de dinero para obtener sus favores. Se dice que a cada mujer con la que se acostaba le cortaba un mechón de cabello y lo guardaba en un sobre con el nombre de la dama en cuestión. Parece ser que en el momento de su muerte se contaron más de 7000 sobres. 

A Prinny, éste era el nombre por el que era conocido entre sus amistades, le gustaba la ropa y estaba obsesionado con parecer elegante no importándole el dinero que tuviera que dilapidar en conseguirlo. Como por aquel entonces el paradigma de la elegancia era un joven al que llamaban el “ Beau Brummell “ , añadió a su grupo de amigos a este personaje con la intención de que lo convirtiera en un dandy, su máxima aspiración. 

Mary Anne Fitzherbert - George Romney

Su disoluta vida le llevó a contraer grandes deudas que al principio eran sufragadas por su padre. Fue entonces cuando conoció a la que sería su gran amor: Mary Anne Fitzherbert. Ella era una mujer hermosa, seis años mayor que el príncipe, viuda por dos veces y católica. No se conformaba con convertirse en su amante y Prinny se casó con ella en secreto ya que la Ley de Matrimonios Reales de 1772 obligaba a Jorge a pedir el permiso del Rey para contraer nupcias y su padre no estaba dispuesto a aceptar el matrimonio con una católica. 

Aprovechando que las deudas del príncipe continuaban aumentando el rey Jorge III le comunica que no va a ayudarle a salir de ellas a menos que acepte casarse con su prima, Carolina de Brünswick-Wolfenbüttel, que en aquel momento era políticamente interesante para el Reino. Como las deudas le ahogaban, no tuvo más remedio que plegarse a los deseos paternos. El Parlamento aceptó el pago de los débitos del príncipe y el rey le ofreció una asignación mayor para cubrir sus necesidades. Su matrimonio secreto fue anulado. 

Los contrayentes se conocieron tres días antes de la boda y ninguno quedó satisfecho. Ella era fea, de baja estatura, oronda y sin un ápice de elegancia en sus modales y él bastante más obeso de lo que indicaban sus retratos.

El día de la boda Jorge apareció borracho en la ceremonia y a decir de su recién estrenada esposa permaneció borracho durante toda la noche. En cualquier caso el príncipe - a pesar de su borrachera - debió cumplir con sus deberes conyugales puesto que nueve meses después nació la hija de ambos. Una vez se produjo el nacimiento la pareja se separó de hecho. Él volvió con Lady Jersey, que en aquel momento era su principal amante, y ella busco consuelo en los brazos de cualquiera que se atreviera a ser su amante. 

Carolina de Brünswick-Wolfenbüttel - Thomas Lawrence

El rey Jorge III padecía una enfermedad hereditaria con afectación neurológica - hoy sabemos que se trataba de porfíria - y sufrió un brote de demencia en 1788. El Parlamento inicio los tramites para votar una Ley de Regencia, que finalmente y ante la mejoría del Monarca no fue aprobada.

Distintos brotes de la enfermedad aparecerían durante los siguientes años pero el Rey lograba recuperarse de ellos aunque con cada uno de los que sufría se iba deteriorado más. Finalmente, en 1811, su demencia era de tal magnitud que tuvo que ser recluido en el castillo de Windsor y el  Parlamento nombró Regente al príncipe Jorge. 

A pesar de que durante el periodo de Regencia ocurrieron hechos de singular importancia, como el inicio de la Emancipación Católica, la guerra contra Francia y la victoria de los ingleses en la batalla de Waterloo, podemos afirmar que por lo que verdaderamente se conoce a este periodo en el Reino Unido es por la creación del estilo Regencia.

Prinny encargó a su arquitecto favorito, John Nash, la remodelación del Palacio de Buckingham, la creación de Regent's Park, de Regent Street y de Marble Arch entre otras edificaciones y ya fuera de Londres su obra más extravagante: Brighton Pavilion. Fue ésta una construcción inspirada en el Taj Mahal por expreso deseo del príncipe que deseaba un palacete de estas características en la playa. 


Brighton Real Pavilion.

Hay que reconocer que a Jorge le gustaba el arte y promovió a artistas como John Constable y Thomas Lawrence. Siendo ya rey apoyó también la fundación de la National Gallery. 

Las relaciones con su esposa eran ya inexistentes. Carolina, que también llevaba una vida licenciosa, había sido acusada de adulterio, se le habían restringido las visitas a su hija y se había visto ninguneada socialmente. Finalmente, y una vez que se le hubo prometido una abultada renta, había abandonado Gran Bretaña y se había establecido en Italia. 

Jorge III muere en 1820 y como consecuencia Prinny, pasa a convertirse en el Rey Jorge IV. Como todo en él tenía que ser ostentoso, su coronación también lo fue y se gastaron en ella un millón de libras. 

Todo estaba preparado para la gran fiesta, cuando apareció en escena su esposa Carolina que deseaba ser coronada y se consideraba con derecho a ello. Advertida la Guardia Real se le negó el paso por todas las entradas y finalmente Carolina, humillada, tuvo que desistir de su empeño. Esa misma noche enfermó y murió pocas semanas después para descanso del nuevo Rey.  Ante lo "oportuno" del suceso se llegó a decir que había sido envenenada. 

Banquete de la Coronación de Jorge IV


Jorge IV, cada vez más obeso, se había refugiado en el castillo de Windsor, aunque desde allí se entrometía cuanto podía en la política de su país. 

Ocho años después de su coronación comienza a sufrir dificultades respiratorias. Sólo podía dormir medio sentado y apoyado en varios almohadones. Sus piernas edematosas y duras llevaban a sus médicos, Henry Halford y Matthew Tierney entre otros, a recomendar sangrías y pinchazos en los miembros inferiores para disminuir la retención liquida. Su salud poco a poco se fue deteriorando hasta que en 1830 la insuficiencia cardiaca congestiva que sufría le provocó la muerte. Era el 26 de junio de 1830. 

Este rey caprichoso, mujeriego compulsivo, adicto a la comida y a las fiestas, dilapidador, arrogante y prepotente no provocó ningún sentimiento de pesar y ninguna lagrima brotó de los ojos de nadie cuando murió. Eso es al menos  lo que publicó el periódico The Times al día siguiente de su muerte. 

Fue enterrado en la Capilla de San Jorge de Windsor.

73 comentarios:

  1. Con ejemplos así, no entiendo como se admite el sistema monárquico.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya ves, a pesar de todo los británicos han sido capaces de envolverse en sacos de dormir y pasar la noche a las puertas del castillo de Windsor para no perderse detalle de la boda de unos de sus descendientes.
      Un abrazo

      Eliminar
  2. A través de tus relatos conocemos la vida de distintos reyes y reinas, unos competentes y comprometidos y otros como el de hoy bastante ineptos. Pero a mi me ha parecido una vida triste. Cuando un monarca tiene en sus manos la capacidad de poder hacer mil cosas buenas y simplemente la malgasta en una existencia ostentosa y frivola, es una vida vacía, inútil, sin huella, y pocas cosas me parecen tan penosas. Ni siquiera creo que fuera feliz entre tanto exceso.
    un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo con tu reflexión. Cuando una persona, monarca o no, tiene en su mano la potestad y los medios para poder mejorar la vida de sus conciudadanos, no lo hace y además malgasta esos medios y esa potestad en beneficio propio o de unos pocos está siendo algo más que frívolo e inútil. Prefiero ahorrarme el calificativo que me viene a la mente.
      Besos

      Eliminar
  3. Me encanta la vida y reinados pasados. Pero la verdad es que en los libros meten mucha paja y me aburren por lo que me pasé a la novela histórica. Pero la pega de ellos es que luego tengo que contrastar la historia porque evidentemente lo hacen algo más... llevadero e interesante por decirlo de alguna manera.
    Así que encontrarte a ti con estos post que pones para mi es todo un descubrimiento y me encantan!.

    A mi también me da la sensación de que Carolina fue envenenada, porque es muy sospechoso que enfermara tan seguido.
    Esperaré al siguiente post!
    un beso!!!!

    https://similocuramedeja.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te guste mi blog. He pasado por el tuyo y me ha gustado.
      Besos

      Eliminar
  4. Muy interesante. Con un rey con tales mimbres, milagro que la monarquía siguiera. La decadencia de este personaje, cuanto menos trajo un estilo arquitectónico, que puestos a pensar, sin este personaje no habría nacido.

    Un placer leerte siempre. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El estilo Regencia, gracias a la prepotencia de Jorge IV y a John Nash, dio un toque de elegancia a la ciudad. Es lo único bueno que salió de él.
      Un beso

      Eliminar
  5. Es lo que tiene la vida regalada y el dinero fácil, que muchos se creen desde jóvenes tocados por la providencia, merecedor de todos los favores y que pueden hacer de su capa un sayo. Por eso es tan frecuente que muchos monarcas salgan caprichosos, vanidosos y mujeriegos. Este fue uno de los campeones.
    Un abrazo, Ambar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón fue uno de los campeones y eso que haberlos los ha habido, y muchos.
      Besos

      Eliminar
  6. Sin trabajar, se encontró con mucho dinero...y como no le costaba, lo gastaba sin pudor.
    No es diferente al comportamiento de algunos hoy en día.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay grandes diferencias, no. Los peores instintos suelen trasmitirse.
      Besos, Manuel.

      Eliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. lo rescatable es su amor a la arquitectura y el arte!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso creo yo también. Gracias por la visita.

      Eliminar
  9. Su aportación al arte nos llevaría a reinventar el refrán: hasta el peor escribano escribe una línea sin emborronar.
    Muy interesante, como siempre.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón y como siempre sabes decir las cosas en clave de humor.
      Un beso

      Eliminar
  10. Voy a tomar tus palabras para definir a este rey caprichoso, mujeriego compulsivo, adicto a la comida y a las fiestas, dilapidador, arrogante y prepotente no provocó ningún sentimiento de pesar y ninguna lagrima brotó de los ojos de nadie cuando murió, cosa lógica, ya que siempre fue a su bola.
    Buen trabajo, Ambar.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente fue a su bola.
      Gracias, Manuel.
      Un beso

      Eliminar
  11. ¡7000 sobres! Y nada de ETS ;-)

    Y aparte, ¡cómo se echó a perder con la vida fácil!

    Su madre, gran campeona paridora... ¡15! Chapeau.

    Muy interesante. Gracias, Ambar.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sorprendente ¿verdad? sobre todo teniendo en cuenta la cantidad de mujeres que pasaron por su cama.
      Un beso

      Eliminar
  12. Una vida malgastada y triste, un mal ejemplo para sus numerosos hermanos y una desgracia para la nación.Con razón nadie derramó una lágrima en su funeral.
    Gracias por darnos la oportunidad de conocer tantas historias del pasado.
    Un abrazo Ambar
    Carmen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo extraño es que no celebraran una fiesta.
      Besos, Carmen

      Eliminar
  13. Con todas las posibilidades que tenía para triunfar en su destino, las fue destrozando una a una. Incluida la de su propia persona, que siendo un hombre atractivo y pagado de sí mismo acabó como acabó. Desde luego lo que Dios no da...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Podríamos decir que, como en aquella canción, era un ser de "alta cuna y de baja cama". Un desastre como persona.
      Besos, Ana Mª.

      Eliminar
  14. Un auténtico calavera, mujeriego, fiestero y derrochador. Si The Times le hizo esa necrológica tan poco elogiosa a un rey que acababa de morir, su rey, es que era verdad.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Opino como tu. Seguro que aquel día corrió la cerveza en los pubs británicos.
      Besos

      Eliminar
  15. Joven, con mucho dinero, multitud de amantes... lo de los mechones de pelo es muy curioso. Su padre loco de verdad y él un mucho despilfarrador. ¡Menos mal que amaba el arte! No me extraña que nadie llorara por él.
    Como siempre chapeau. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si amaba el arte o simplemente pensaba que su promoción daría más lustre a su persona
      Gracias Mara por el comentario. Besos

      Eliminar
  16. No conocía esa historia. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que te haya resultado interesante.
      Saludos

      Eliminar
  17. Menos mal que le gustaba el arte!.
    Qué pena de vida tan mal llevada y aprovechada .
    Sin duda , nada ejemplar.
    Un abrazo, ÁMBAR.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Su vida no tuvo nada de ejemplar pero, me da la impresión, se lo paso estupendamente.
      Besos

      Eliminar
  18. No hay que extraña que no hubiesen lagrimas en su muerte, quizás alguno de los sobres la lloraron. Vaya forma de coleccionar.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo que ninguna de las dueñas del contenido de alguno de esos sobres llegara a llorarle.
      Besos

      Eliminar
  19. Alguien me dijo que el Reino Unido tiene más suerte con sus reinas. Jorge IV parece que más que buen recuerdo dejo las arcas vacías. Un abrazo Ambar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego con Jorge IV no tuvieron demasiada suerte.
      Besos, Ainhoa.

      Eliminar
  20. Fue un monarca desastroso en todos los aspectos, que mal aprovechó el tiempo y el reinado este hombre, menos mal que le gustaba el arte. Como dicen en mi tierra el vicio hace estragos en la vida de algunos.
    Interesante como siempre Ambar un lujo pasar por aquí, siempre se aprende.
    Besos
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un desastre, como monarca y como hombre. Fueron 10 años de mal reinado y 9 de mala regencia.
      Besos, Puri.

      Eliminar
  21. ¡Vaya vida la suya! El dinero que llega fácil, se marcha fácil, y a pesar de las maneras que apuntaba se convirtió en todo lo contrario. Eso sí, como soy un amante de los cuadros de Lawrence y Constable, como me gusta recorrer Regent´s Park y Regent Street, algo le perdono, pero no mucho. Tomo nota del otro edificio para una visita a Londres; ese no lo conozco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo único que se le puede perdonar.
      Besos

      Eliminar
  22. Desde luego no parece que su muerte fuera una gran pérdida, me molestan esos personajes egoístas, que solo parecen querer aprovecharse del dinero público y ni se acuerdan de a quién se supone que han de servir.
    Me ha recordado ese refrán de que aunque la mona se vista de seda...
    He escuchado hablar de la porfiria pero no sé exactamente qué es, buscaré en la wikipedia.
    Un placer aprender contigo.
    Besos

    ResponderEliminar
  23. El placer es que pases por aquí y comentes. Gracias.
    Un beso

    ResponderEliminar
  24. Que extraordinaria entrada. Nada sabía de ese rey, tan loco como muchos otros de su ralea...

    Paz&Hermandad

    Isaac

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por pasar por este blog. Paso a visitar el tuyo.
      Saludos

      Eliminar
  25. No le faltaba nada a este personaje ¡menudo elemento!. Tu entrada como siempre muy interesante por la cual aprendemos mucho de la historia Ambar, gracias.

    Un abrazo de Espíritu sin Nombre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el comentario, Conchi.
      Un beso

      Eliminar
  26. Una entrada muy interesante y amena sobre un rey que, sin justificar sus excesos y escasas cualidades morales, parece que embelleció su reino, aunque fuera para su deleite y capricho.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Su promoción de algunos pintores y arquitectos fue, seguramente, lo único bueno que hizo en su vida.
      Saludos

      Eliminar
  27. ¡Hola! Pues nos quedaremos con lo bueno y que todos pudimos disfrutar gracias a él; Marbel Arch, National Gallery, Regent Park...me ha encantado el post, como siempre, es fascinante leer estas historias.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo malo se fue con él a la tumba, de lo bueno se puede seguir disfrutando.
      Besos

      Eliminar
  28. ¡Vaya joya de rey! Aunque al menos dejó unas construcciones de gran valor artístico.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dejó construcciones de gran valor, ningún amigo y poco cariño hacia su persona y , que sepamos, 7000 sobres.
      Un abrazo

      Eliminar
  29. Lo cierto es que se pegó la vida padre, fue el niño consentido, su padre pagaba todas sus deudas y caprichos y él seguía haciendo lo mismo o cada vez viviendo más alegremente.
    En sus manos, las mayores fortunas llegan a acabarse por no saber administrarse, ¡qué pena!
    No me explico como es posible que un hombre culto e inteligente llevase una vida con tan poco sentido común.
    ¡Menos mal que fomentó la arquitectura!
    Cariños.
    kasioles

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fomentar la arquitectura fue la única cosa loable que se le puede reconocer.
      Besos

      Eliminar
  30. Cada una de tus entradas me parece de lo más interesante. Las disfruto mucho y te agradezco el trabajo invertido y la generosidad de publicarlas.
    Con esta persona, me llama la atención que haya empezado "bien", como buen estudiante, para luego tomar el rumbo que tomó. No es que sea infrecuente, pero siempre me llama la atención cómo algo se "malogra".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, nunca sabes qué sucedió para que una persona que, aparentemente, no sufrió ninguna situación que propiciara su cambio de personalidad acabará tan " malograda".
      Besos

      Eliminar
  31. Maravilhosa postagem, Ambar. Aqui sempre apremendo História contigo. Parabéns.
    Um beijo.
    Pedro

    ResponderEliminar
  32. Que interesante es seguir aprendiendo datos históricos en tu casa. Me gusta mucho todos estos pasajes históricos, y me parece importante tomar nota. Me gustan los retratos.
    Gracias por compartir.
    Saludos

    ResponderEliminar
  33. Hola Ambar, por aquí llego y veo la tormentosa vida de este personaje.
    Interesante información, por la historia y los lugares que mencionas, pero es triste que aún teniendo tanto sean incapaces de conseguir un poco de felicidad.

    He visto el Palacio de Buckingham por fuera por supuesto y he paseado por Regent's Park, Regent Street, el famoso Marble Arch lo he visto desde el coche.
    He estado en Brighton Pavilion y es magnífico, el Taj Mahal le inspiro algo precioso es realmente bonito.
    Un abrazo.
    Ambar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El Brighton Pavilion no lo he visto. Lo demás si, pero demasiado rápido ya que apenas estuve una semana en Londres. Pasaba casi doce horas "pateando" pero me fui con la sensación de que no había visto nada bien.
      Besos

      Eliminar
  34. Solo decir que tal lo haces lo pagas...vivir sin escrúpulos y padecer sus excesos en su cuerpo y sufrir en vida...sin dudas la vida siempre ha sido sabia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No estoy yo tan segura de eso. Veo a mucha gente sin escrúpulos que parecen vivir muy bien.
      Gracias por el comentario. Un beso

      Eliminar
  35. ¡Hola Ambar!

    Madre mía que historias, y es que el poder todo lo mancha todo lo destruye.
    Pero mientras tato lo pasan bien a su manera.

    Gracias por compartir tus letras de las cuales vamos conociendo los estilos de vida de grandes personajes.

    Siempre es placentero leerte, amiga.
    Te dejo mi inmensa gratitud y mi gran estima.
    Un beso, y se muy, muy feliz.





    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una alegría que pases por aquí, Marina.
      Un gran beso

      Eliminar
  36. Pasaba a darte un beso y comentarte que no recuerdo el nombre del escultor, cuando vuelva a Caesarea, me fijo el nombre y te lo digo entonces. También a mi me interesa saberlo.

    Otro beso

    ResponderEliminar
  37. Gracias por tus letras.
    Te dejo un abrazo y el deseo de que disfrutes de un estupendo fin de semana, esperemos que no llueva.
    Kasioles

    ResponderEliminar
  38. Ambar, visitarte y leerte es genial,gracias por compartir de forma amena y fácil, un trozo de historia.
    Buen fin de semana, un abrazo

    ResponderEliminar
  39. Desde luego, uno, no se cansa de aprender....un saludo desde Murcia...

    ResponderEliminar
  40. Muy triste imagen ha dejado este personaje....lapidar fortunas en nimiedades . Estas monarquías y sus realezas siempre proyectan el gasto desmedido de sus fortunas muy lejos de atender necesidades de sus pueblos ...sin duda existen excepciones .
    Muy buen post Ambar como siempre, muy grato de disfrutar
    Fuerte abrazo

    ResponderEliminar

  41. Hola Ambar, vaya historia, lo que es muy triste es que el poder hacen que todos estos personajes sean pobre de espíritu.
    Un calido abrazo.


    ResponderEliminar