sábado, 15 de noviembre de 2014

Germana de Foix




Germana de Foix - G. Bausá - Museo de Bellas Artes de Valencia

Cuando nació en 1488, fruto del matrimonio entre Juan de Foix y María de Orleáns,  nada hacía pensar que llegaría a convertirse en reina de Aragón. Germana era sobrina de Luis XII de Francia, y nieta de Leonor de Navarra.

Educada en la corte francesa, le gustaba disfrutar de los placeres que la vida pudiera brindarle y destacaba por su habilidad con la música y el baile. Era alta y corpulenta y según Sandoval "poco hermosa y algo coja". 

Cuando en 1504 fallece Isabel la Católica, su testamento no deja lugar a dudas, su hija Juana es la heredera del trono de Castilla y su esposo Fernando el Católico pasa a ocupar un segundo lugar.

Dadas las ambiciones políticas respecto a Castilla de Felipe “El Hermoso”, esposo de Juana, Fernando el Católico lleva a cabo una inteligente maniobra y negocia con Luis XII de Francia, su matrimonio con Germana, a la que el rey de Francia cedía sus posesiones sobre Nápoles.

Los esponsales se celebraron en marzo de 1506 contando Germana 18 años de edad mientras que Fernando ya había cumplido 53. No gustó a la nobleza castellana este matrimonio que fue considerado una maniobra del Católico para impedir que Juana heredase la corona de Aragón.

Fernando el Cátolico

No les faltaba razón a los castellanos. Fernando ponía todo su empeño en conseguir que su joven esposa quedara embarazada pero, no lo conseguía. A pesar de que en su juventud el Rey Católico había sido un hombre galante y propenso a los amoríos, los avatares de la vida lo habían envejecido. En su intento por cumplir debidamente en el tálamo, Fernando, tomaba toda clase de hierbas y distintos preparados afrodisíacos pues, era mucho su interés y el de Dª Germana por tener descendencia. 

Pero, no fue hasta tres años después de su matrimonio, exactamente en mayo de 1509, cuando nació el ansiado heredero. Fue un varón y se le puso como nombre Juan. Según el cronista Alonso de Santa Cruz, el infante no llegó a vivir ni una hora. Si éste infante hubiese sobrevivido probablemente la historia de España sería otra.
A pesar de todos los intentos Germana no volvió a quedar encinta y en 1516 moría Fernando el Católico, según Pedro Mártir, por unos potajes que le daba la reina con el fin de lograr "habilitarle" para que pudiesen procrear más hijos.

Fernando, en su testamento, había encomendado a su nieto Carlos que no abandonase a su viuda " pues no le queda, después de Dios, otro remedio sino vos". Pero, también había asignado a Germana una cantidad de dinero para el sostenimiento de su casa” con toda la grandeza que correspondía a la reina viuda de Aragón”.

El encuentro entre abuelastra y nieto se produce en Valladolid, él apenas contaba 17 años y ella 29 pero simpatizaron de inmediato, Tenían como lengua común el francés y ambos provenían de una distinta cultura. Carlos organizó fiestas, justas y saraos en honor de Germana y según el historiador Fernández Alvarez hubo una relación amorosa entre ellos, fruto de la cual nació una hija a la que se puso de nombre Isabel, pero que no fue reconocida. Fernández Alvarez se basa en lo que dejó escrito Lorenzo Vital sobre el encuentro de Carlos y Germana en Valladolid. Dice Vital que cuando se saludaron, el rey la beso con mucho entusiasmo pero, si bien puede ser cierto que se besaron, también lo es que esa era una costumbre francoborgoñona y que por lo tanto pudiera no tener nada de extraordinario. También analiza Fernández Alvarez el testamento de Dª Germana y el legado de un collar de perlas a la "serenísima Dª Isabel, Infanta de Castilla", suponiendo Fernandez Alvarez que puede tratarse de la hija habida con D. Carlos.


Carlos I. Bernard van Orley

En 1519, Dª Germana, contrae segundas nupcias con un marqués, Juan de Bradendeburgo, del séquito de D. Carlos. En aquella época Germana había descubierto ya la variada y magnifica gastronomía española a la que se había aficionado tanto que su figura había sufrido una enorme transformación. Decía Sandoval que "era amiga de holgarse en banquetes, huertas, jardines y fiestas". 

Carlos nombró al nuevo matrimonio virreyes de Valencia y en la capital del Túria establecieron su residencia. Corría el año 1523 y nada más llegar, la nueva virreina tuvo que hacer frente a uno de los grandes problemas que se habían desencadenado en Valencia en 1520 : la revuelta de las Germanías. Para muchos historiadores una autentica guerra civil entre nobles y "agermanados".

Los castigos que Dª Germana aplicó a su llegada a Valencia fueron durísimos. Todos los historiadores coinciden en ello, y en que la persecución fue feroz y el número de sentencias muy elevado.A la mayoría de ellos se les confiscaron sus bienes ya que, Germana había introducido también la posibilidad de conmutar las penas físicas por dinero. Gobernó con brazo de hierro pero, ese brazo represor obedecía las órdenes del rey D. Carlos de forma sumisa. También en esta época tuvo que hacer frente Germana, a las revueltas moriscas.

En 1525, muere el marqués de Bradenburgo y un año después, Germana vuelve a contraer un tercer matrimonio, esta vez el elegido será Fernando de Aragón, duque de Calabria. El emperador Carlos vuelve a entregar a los nuevos esposos el virreinato de Valencia.

Germana de Foix

Germana y el duque establecieron en el Palacio Real de Valencia una autentica corte y se rodearon de una enorme servidumbre. Más de 200 personas estaban a su servicio y al de toda la nobleza valenciana. Además de bailes y fiestas se organizaban veladas musicales, representaciones teatrales, debates y tertulias, cacerías y banquetes. El lujo y el boato imperaban en esta corte que era reconocida como una de las más brillantes de Europa.

Dª Germana seguía con su afición a la comida y tal era su obesidad que se llegó a decir de ella que más que obesa era "el mismo abdomen". Es probable que sufriera algún problema endocrinológico que justificara su esterilidad y el exceso de peso.

Dª Germana murió el 15 de octubre de 1536 en Liria. Probablemente la causa fue una hidropesía. Fue amortajada con un vestido de tisú de oro y con la cabeza apoyada en un almohadón revestido de armiño.

Según las crónicas valencianas su cuerpo fue trasladado a Valencia por 100 clérigos con antorchas y depositado en el monasterio de San Bernardo. 

En 1546 sus restos fueron trasladados al monasterio jerónimo de San Miguel de los Reyes por orden de su viudo, el duque de Calabria, que quiso así cumplir con el deseo de D.ª Germana.

Monasterio de San Miguel de los Reyes

32 comentarios:

  1. Si Fernando hubiera vivido en estos tiempos, con tanta viagra y tantos adelantos médicos, quién sabe qué hubiera pasado con su posible descendencia en sus nuevas nupcias.
    Lujo, boato, fiestas, banquetes, gastos suntuosos... me recuerda a los gestores de la Valencia actual con sus ostentaciones y corruptelas. Será que la tierra y el clima ayudan a ponerse en situación.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te quepa duda, Fernando y Germana habrían tenido el IVI a su disposición.

      Saludos

      Eliminar
  2. Bien se conocen las fiestas y bailes de doña Germana en su corte virreinal.

    Como habitador del antiguo reino de Valencia, lamento la muerte de aquel infante Juan, y de que no concibiese la reina Germana ningún hijo más del rey Católico. Quizás las cosas no serían como son. Aunque los reinos peninsulares estaban condenados a la unión, aunque Portugal tuvo más suerte.

    ¡Salud!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Indudablemente si el infante D. Juan no hubiese muerto las cosas hubiesen sido diferentes.Pero eso es historia ficción, los seres humanos tenemos una tendencia natural a preguntarnos que habría pasado si.......

      Saludos

      Eliminar
  3. Afortunada que era alta con lo cual su obesidad se debió disimular en su cuerpo.
    Tus escritos son siempre muy claros.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso dicen los cronistas que era alta y muy obesa. Los vestidos de la época también debieron ayudar a disimular su obesidad.
      Gracias por tu comentario.

      Besos

      Eliminar
    2. Desde luego su obesidad no quedaba nada disimulada, eso ya te lo digo estaba muy obesa, y alta para aquella época sería 165-1.70 a lo sumo

      Eliminar
  4. Una vida interesante, la lastima llevaba por los intereses de su padre del marido, del amante, y de sus esposos, lo curioso es lo de la infanta Isabel, que así la llamaba ella, a la hija tenida con el emperador, se tienen pocos datos A veces e pregunto si la sombra de Isabel la católica fue muy larga. Buena jornada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No existen datos de esa infanta.Pienso que para una mujer debía resultar difícil guardar en secreto el nacimiento de una hija, mucho más si se era una dama principal y se vivía rodeada de criados.

      Saludos

      Eliminar
  5. Le gustaba coleccionar kilos y esposos ;D

    Una vida interesante,sobretodo ese asunto de D Isabel y el collar de perlas.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa colección de kilos seguramente la predispusieron a una serie de enfermedades que acabaron con su vida.Tu sabes que hay un montón de enfermedades que pueden derivarse del exceso en el "yantar".

      Saludos

      Eliminar
  6. Germana de Foix puede definirse como la gran olvidada de la Historia de España en la Edad Moderna. Poca gente sabe que Fernando el Católico casó por segunda vez después de la muerte de Isabel y que Carlos V parece ser que fue amante de su abuelastra. E incluso que se barajó la posibilidad del casamiento entre ambos. Mucha edad se llevaban para que fuese factible, pero, desde luego, el emperador siempre se preocupó de su futuro y la casó con buenos partidos. Si el hijo de Fernando y Germana hubiese sobrevivido hubiese heredado la corona de Aragón y la ansiado unión bajo un mismo cetro se hubiese venido al traste.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carlos era muy joven, tanto que se hace difícil pensar que se sintiera atraído por una mujer 12 años mayor, sobre todo teniendo en cuenta que su posición debía depararle muchas mujeres bonitas y jóvenes dispuestas a dejarse seducir pero, todo es posible.

      Saludos

      Eliminar
    2. Es bien sabido que uno una relacion entre ambos y que Carlos y ella se amaban, a pesar de lo que puedas pensar.

      Eliminar
    3. Y de todos modos no pienses con mentalidsd de ahora sino con la de aquella época donde había mucha endogamia y esas diferencias de edad no importaban tanto, Fernando ya estaba ennlos 50 cuando se casó con Germana que sólo tenía 18...

      Eliminar
  7. Parece que Carlos I trató con más consideración a su abuelastra que a su propia madre... pobre Juana, todos los hombres de su vida la hicieron sufrir; el padre, el esposo, el hijo... Si el niño hubiera sobrevivido supongo que ambos reinos habrían vuelto a separarse.
    Muy interesante, Ambar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En el caso de Carlos, Juana fue una madre nominal. Durante su infancia no eran los brazos de Juana ni sus besos los que le proporcionaban consuelo. La consideración a su abuelastra quizá fue coyuntural, había un testamento de su abuelo que se lo rogaba y le hizo un buen servicio en Valencia, además ambos eran extranjeros....muchas cosas pudieron influir.

      Saludos

      Eliminar
  8. Es de admirar que, pese a todo, el azar y lo personal condiciona en gran medida la marcha de la Historia. Más todavía cuando los monarcas tenían, todavía, una concepción patrimonial de sus reinos.

    Mis saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El azar condiciona la historia de la mayoría de las personas y por lo tanto también la Historia esta condicionada por él.

      Saludos

      Eliminar
  9. Poco se ha escrito de Germana, estaba como de tapado en la historia española, al menos para mi que la conocí tarde y no dejó de asombrarme.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad que es una figura poco conocida por la mayoría, ni siquiera en Valencia su figura ha sido demasiado conocida.

      Saludos

      Eliminar
    2. Es una auténtica vergüenza lo.poco que estudia la gente de hoy en día sobre la historia, clave de nuestro presente y base para nuestro futuro

      Eliminar
  10. Cuánto me ha gustado su artículo de hoy, Conozco bien ese monasterio de San Miguel de los Reyes, empeño de los virreyes en erigirlo como un pequeño Escorial, que aún no existía, deseaban fuera monasterio y panteón, luego tan maltratado, hasta carcel fue, y hoy felizmente restaurado y sede de la Biblioteca Valenciana, entre otros menesteres; y pese a ello muy poco visitado por desconocimiento, falta de promoción y en mi opinión falto de fondo artísticos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes suerte de haber podido conocer bien el monasterio de San Miguel. Yo acudí a una visita guiada en una ocasión y es cierto que hay pocos fondos artísticos pero la Biblioteca es impresionante.

      Saludos

      Eliminar
  11. Leerte es satisfacer la curiosidad, pues son muchos los personajes de existencia real de los que apenas sabemos algo. Te felicito por cada incursión que haces por la historia, a través de estos "desconocidos célebres". Acabo de recordar que Zaragoza le tiene dedicada una calle.
    Gracias y un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También en Valencia tiene una calle.Gracias por tu comentario.

      Saludos

      Eliminar
  12. Siempre había leído sobre Germana de Foix su relación con Fernando el Católico e incluso sus posibles amores con Carlos I en Valladolid pero le perdía la pista, así que ahora con tu entrada me entero del resto. Está bien conocer los aspectos desconocidos de muchos personajes de la historia.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que la vida de Germana se torna más interesante tras la muerte de Fernando el Católico y es cierto que es un personaje poco conocido por la mayoría, incluso en Valencia se sabe poco de Germana.

      Un saludo

      Eliminar
  13. Me ha encantado leer toda tu entrada,la vida azarosa de Germana,muy interesante y detallada,besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te gustase la entrada. Germana es un personaje realmente interesante.

      Un beso

      Eliminar
  14. Genial historia la de Germania. Ese posible encuentro entre nieto y abuelastra es total, da para una novela entera. Gracias a las series de televisión Isabel y Águila Roja (con perdón) le estoy encontrando el gustillo a los personajes históricos y todo ese culebrón de relaciones personales parece ser que no está excesivamente alejado de lo que pudo ocurrir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora con la nueva serie de Carlos V emperador vamos a poder ver todo esto. Es genial

      Eliminar