jueves, 9 de mayo de 2013

María de las Mercedes de Orleáns y Borbón




Mercedes de Orleáns y Borbón - 1874

Nació en Madrid, en el Palacio Real, el 24 de Junio de 1860 y fue Infanta de España y Princesa de Francia desde su nacimiento ya que era hija de Luisa Fernanda, hermana de la reina Isabel II, y de su marido el príncipe D. Antonio de Orleáns, duque de Montpensier e hijo del rey de Francia. 

La infancia de Dª Mercedes transcurrió en Andalucía, entre el palacio de San Telmo en Sevilla y Sanlúcar de Barrameda. La revolución de 1868 que supuso la pérdida del trono para Isabel II implicó también a los Orleáns-Borbón que tuvieron que exiliarse a Francia. Dª Mercedes se instala con su familia en el castillo de Randan muy cerca de Vichy.

Convencida Isabel II que las intrigas de su cuñado el Duque de Montpensier habían precipitado la pérdida de la corona de España deja de tener relación con su hermana y con su marido y tan sólo los buenos oficios de la madre de ambas Dª Mª Cristina de Borbón lograron que en el verano de 1872 ambas hermanas se reconciliasen.

Aprovechando esta nueva situación de armonía familiar los Orleáns-Borbón se apresuraron a invitar a la destronada Isabel II y a su hijo el príncipe Alfonso a pasar unos días en el castillo de Randan. Don Alfonso tiene quince años y su prima Mercedes había cumplido doce seis meses antes puesto que el encuentro ocurre los últimos días de diciembre. Un biógrafo de D.Alfonso dice "acaso el amor surgió instantáneamente, porque unos ojos negros lo miraron con gracia y ternura y una voz con ceceo andaluz le dio la bienvenida". La visita de Isabel II y su hijo durará tan sólo tres días tras los cuales Alfonso regresará a Viena al colegio Theresianum donde se educa y Mercedes continuará con sus clases en el colegio religioso de La Asunción en Auteil.

El retrato popular que se hizo de Dª Mercedes es que era una belleza pero la realidad es distinta. La infanta era una mujer bajita, de cara redondeada, de ojos y cabello negro y nada en sus facciones destacaba por hermoso pero, tenía una gracia y una bondad que resultaban atrayentes y se granjeaba la simpatía de todos cuantos la conocían.

Mercedes de Orleáns y Borbón - Manuel San Gil - Palacio Real

En el año 1873 vuelven a encontrarse en París y se las ingenian para verse en el Bois de Boulogne, eso si, ella acompañada por una dama y él escoltado por su ayudante pero, a pesar de la discreción con la que los primos organizan su encuentro, algo debe llegar a los oídos de Dª Isabel porque rehúsa la invitación que los Montpensier le hacen esas Navidades. 

El verano de 1874 vuelven a verse los dos enamorados a pesar de la vigilancia a los que eran sometidos por parte de Isabel II. Ese mismo año, el 29 de diciembre el príncipe es proclamado Rey de España con el nombre de Alfonso XII y el 14 de enero de 1875 entra triunfalmente en Madrid.

Los Montpensier regresan de nuevo a España y se instalan en el palacio de San Telmo, en Sevilla, ya que, Cánovas no quiere tener al intrigante duque pululando por Madrid. Tiene el Rey 17 años y tres menos Dª Mercedes.

Durante el verano de 1877 D. Alfonso cede el palacio de la Granja a sus tíos los Montpensier para que pasen el estío y para sin duda tener más cercana la presencia de Mercedes. A partir de ese momento los jóvenes no ocultan su noviazgo, un noviazgo que no contaba con el beneplácito de casi nadie si exceptuamos al padre de la novia. Isabel II llega a decir: "contra la muchacha no tengo nada pero no transijo con los Montpensier". Por otra parte, Cánovas del Castillo había proyectado el enlace de D. Alfonso con la princesa Beatriz, hija de la Reina de Inglaterra. Ni siquiera la clase política recibió la noticia con agrado y hubo arduos debates en el Parlamento cuando el Rey solicito, como exigía la constitución, la aprobación del Parlamento para casarse. 

Sin embargo, el pueblo español recibió la noticia con agrado y muestra de ello es la cancioncilla que corría por Madrid 

 Quieren hoy con más delirio
 A su Rey los españoles 
 Pues por amor se ha casado 
 Como se casan los pobres 

La boda se celebró el 23 de enero de 1878 en la Basílica de Atocha y la “luna de miel” la pasaron en El Pardo. A su regreso se instalaron en el Palacio Real que a partir de aquel momento se llenó de gente joven, los propios reyes y las hermanas de Alfonso, las infantas Pilar, Paz y Eulalia. La nueva Reina no era en absoluto protocolaria y le gustaba ocuparse de que todo estuviera en orden para su "querido Alfonso". Junto a sus cuñadas acudía en persona a realizar obras de caridad y justo es reconocer que se ganó con estos actos y con su cercanía a la gente, el cariño de los madrileños.

Boda de Alfonso XII y Mercedes de Orleáns - Palacio de Riofrio -

Pero esta continua felicidad en la que vivían los reyes estaba a punto de romperse. A finales de marzo se inician los primeros síntomas de la enfermedad de la Reina que no fueron claros, nauseas, vómitos, palidez y falta de apetito, todo lo cual es atribuido por el médico de cabecera del Rey el Dr Corral y Oña, marques de San Gregorio a un incipiente embarazo que desencadenó en aborto. Aunque no sabemos la fecha del mismo lo cierto es que el 2 de abril el duque de Montpensier escribe a su yerno: "después de este malparto, toda precaución ha de ser poca". A la Reina se le practicó un legrado.

Dª. Mercedes tras pasar dos semanas recluida en sus habitaciones, inicia de nuevo sus actividades pero continúa sintiendo cansancio y a pesar de que ella minimiza su situación por no alarmar a su “querido Alfonso “ lo cierto es que las actividades de la Semana Santa, donde llega a participar en el lavatorio de pies de doce mujeres pobres, la dejan extenuada. Se decide entonces que lo mejor es un cambio de aires y Dª Mercedes se traslada al Palacio de Aranjuez acompañada por sus cuñadas. El Rey que la visita con frecuencia se siente cada vez más alarmado por la palidez y falta de energía de su esposa pero los médicos atribuyen estos síntomas a un nuevo estado de gravidez de la Reina.

De nuevo en el Palacio Real, Dª Mercedes sigue intentando ocultar la realidad de su estado de salud y acompaña al Rey a los actos oficiales pero su palidez y tristeza no pasan desapercibidos a la gente y en las calles empieza a correr el rumor de que la Reina está gravemente enferma. Sin embargo no será hasta el 18 de junio que La Gaceta de Madrid publica el primer parte médico que viene a decir que además de los síntomas propios del embarazo la Reina sufre altas fiebres. 

El 21 de junio y por indicación del Rey, se celebra una consulta de médicos en la Real Cámara. El rumor de que la Reina sufre fiebre tifoidea se extiende por Madrid y el pueblo llano comienza a llenar la plaza de Oriente a la espera de noticias. Los políticos, los militares de rango y los grandes de España llenan el Palacio. El Rey consternado e incrédulo no se mueve del lado de su esposa . Los duques de Montpensier han sido llamados el día anterior ante la gravedad de Dª Mercedes.

Según ha quedado escrito en los Anales de La Real Academia de Medicina, "la fiebre se ha hecho continua, la Reina tiene vómitos y la frecuencia de su corazón oscila entre las 100 y las 130 pulsaciones al minuto, se le administra valerianato de quinina pero no se consigue la remisión de los síntomas". Al final de la tarde del día 22 Dª Mercedes sufre una hemorragia intestinal, su pulso se debilita y la piel esta fría.

La Gaceta empieza a emitir tres partes diarios sobre el estado de la Reina que son firmados por el médico de Cámara marqués de San Gregorio. Los madrileños hacen colectas para ofrecer un donativo a la Virgen de La Paloma a fin de lograr su intercesión y salvar a la Reina. La plaza de Oriente sigue atestada de gente que espera con tristeza y esperanza las noticias.

Las hemorragias intestinales se repiten y la Reina entra en sopor, la fiebre se eleva a 40º. El Dr Federico Rubio es llamado a consulta, pero nada puede hacer. Parece ser que algún médico de los que la asisten llega a considerar que la infección ha sido provocada por el legrado que se le había practicado dos meses antes pero, si lo pensaron, nada de esto quedó escrito. 

Los partes médicos son cada vez más pesimistas, el parte del día 25 por la noche dice: " La vida de S.M. la Reina nuestra Señora se halla en peligro inminente". Cortes Cavanillas, en su biografía sobre Alfonso XII, dice: "Alrededor de la cama se encontraba arrodillada toda la Real Familia. D. Alfonso tenía entre sus manos las de la moribunda sin separar ni un momento la vista de su pálida y consumida cara" 

Dª Mercedes de Orleáns y Borbon muere el 26 de junio a las doce horas y quince minutos. Acababa de cumplir 18 años. Fue Reina de España durante 154 días. 

La Gaceta de Madrid del día 27 publica el parte médico firmado por el Marques de San Gregorio que entre otras cosas dice "S.M. la Reina ha fallecido a consecuencia de una fiebre gástrica nerviosa, acompañada de grandes hemorragias intestinales". 

El Rey no desea que su esposa sea enterrada en el Panteón de Infantes como las demás Reinas que han fallecido sin dar sucesión a la Corona así que, dispone que sea enterrada en un nicho en una capilla del propio Monasterio del Escorial con una lápida de mármol blanco y un epitafio cargado de amor:
MARÍA DE LAS MERCEDES, DE ALFONSO XII, LA DULCÍSIMA ESPOSA



26 comentarios:

  1. Es un placer haber encontrado tu blog y pasear por las páginas de la Historia de una forma amena y totalmente completa.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario.
      Saludos

      Eliminar
  2. Una tragedia tremenda, y una hermosa historia de amor truncada apenas comenzar. Eran tan pocas las veces en las que esos matrimonios se concertaban por amor que resulta doblemente triste ver cómo la enfermedad arrebata la vida de una chica tan joven, que apenas comenzaba a vivir. Alfonso ni siquiera tuvo el consuelo de un hijo de su primera esposa, y la segunda nunca fue igual para él.
    Tampoco fue agradable el papel que le tocó después a la pobre María Cristina.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El papel de María Cristina no fue fácil pero ella demostró mucha sensibilidad.
      Buen fin de semana
      Besos

      Eliminar
  3. Tremenda y trágica historia, muy bien contada. ¿Qué tendría finalmente la reina? Siempre es una lástima que una vida tan joven se vea truncada de esa manera. Por cierto, desconocía el detalle de que las reinas que no han dado sucesión sean enterradas en el Panteón de Infantes.

    Un saludo y buenas noches.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabes que dar herederos a la corona era la única misión de una reina así que, si no había heredero castigadas al Panteón de Infantes.
      Buen fin de semana.
      Saludos

      Eliminar
  4. Hola Ambar:

    Muy emotiva historia. Se produce un enlace por amor y termina de esta manera. Posiblemente quedarón restos de placenta después del legrado. De allí la fiebre. Aunque no dice nada sobre sangrado genital.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy posible que esas fiebres fueran consecuencia de un mal legrado pero, ninguno de los médicos que la asistieron fue capaz de dejar escrita esa sospecha clínica así que nos quedaremos con la duda.
      Un abrazo

      Eliminar
  5. Para una vez que se casaban por amor, la cosa acabó mal.
    Después de Mercedes vendrá Cristina, pero eso ya será una boda por conveniencia.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La boda con María Cristina fue de conveniencia al menos para Alfonso porque parece ser que ella si se enamoró.
      Un abrazo

      Eliminar
  6. Como ya han señalado, es una lástima que para una vez que se casan por amor, acabe en tragedia. A saber qué enfermedad padecía y si el legrado la empeoró...

    Bisous!

    PD: Ha sido una grata sorpresa el descubrir su blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fue una pena porque además eran muy jovenes.
      Muchas gracias por el comentario.
      Besos

      Eliminar
  7. Tenía una cara muy dulce desde luego. Una pena morir tan joven. Actualmente seguro que la hubieran tratado y se habría salvado. Pero entonces la medicina andaba en pañales. Es una historia bastante triste y trágica.
    Bss y buen finde

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No era buena época para poder combatir las infecciones. Es una historia triste y trágica como bien dices pero al menos conocieron el amor, algo poco frecuente entre los reyes.
      Besos

      Eliminar
  8. Es curioso que tras conocer a María de las Mercedes en Randán, fuera a Viena donde conocería a María Cristina, de niña, con la que acabaría casándose en segundas nupcias.
    Creo recordar que los restos de María de la Mercedes están en la Almudena ¿no?
    Como siempre, Ambar, un relato estupendo, en la forma y el fondo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Tienes razón los restos de María de las Mercedes fueron trasladados desde El Escorial a la Almudena. Dª Mercedes fue la impulsora de la construcción de la catedral promoviendo la cesión de los terrenos lindantes a la plaza de la Armeria. Fue un deseo de Alfonso XII que se ha cumplido más de un siglo después.
    Buen fin de semana.
    Saludos

    ResponderEliminar
  10. Así que esta era la famosa doña Mrcedes de la canción "¿dónde vas Alfonso XII, dónde vas triste de ti...? No pensé que fuera tan joven. Debió de resultar extraño que se casaran por amor, cuando estos matrimonios solían hacerse por conveniencia.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. Pues por amor se casaron por extraño que parezca en un matrimonio de la realeza.
    Gracias por tu comentario.
    Saludos

    ResponderEliminar
  12. María de las Mercedes para mi siempre estará asociada a la copla que tan popular hicieron y cantaron algunas folclóricas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  13. Para mucha gente es así un personaje asociado a la copla a las películas españolas de los años 60 que le imprimieron una pátina cursi y bobalicona pero, fue Reina de España. Yo he intentado quitarle el maquillaje pero no creo haberlo conseguido.
    Gracias por comentar.
    Saludos

    ResponderEliminar
  14. Es la historia de amor por excelencia de la monarquía española, y también una historia de infortunio y mal azar. Sevilla está muy unida a María de las Mercedes y se la aprecia muchísima. Gran post, como siempre. Abrazos y buena semana.

    ResponderEliminar
  15. Si, es la historia de amor por excelencia como bien dices, quizá porque acabo pronto y en tragedia. Nunca sabremos qué habría pasado si la vida les hubiera dado más años para vivir ese amor.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Querida Ambar, siempre había leído que las fiebres tifoideas habían sido las responsables de la enfermedad de la joven reina, al igual que afectaron a sus hermanos, quizá por la ingesta continuada de agua contaminada.
    Al joven rey cuentan que le "alivió" las penas pronto la cantante de ópera Elena Sanz, la que dicen que fue en realidad su gran amor. Ya se sabe, como dice el refrán, "la mancha de la mora con otra verde se quita".
    Un estupendo post, querida amiga, que he disfrutado mucho leyendo.
    Mil bicos.

    ResponderEliminar
  17. Si el joven rey busco pronto alivio a sus penas.
    Gracias por tu comentario
    Besos

    ResponderEliminar
  18. Hola, de lo que yo conozco el rey tuvo que buscar nueva esposa porque así se le exigía, también es cierto que siempre tuvo afición a las salidas nocturnas ocultándose tras una capa, seguro que las juergas, las tabernas y las noches frías le llevaron a contraer la tuberculosis.
    Siempre he oído cantar a mi madre el "Romance de la reina Mercedes" y la he oído cantar a Concha Piquer, la historia es muy romántica pero desconozco si se ciñe a la realidad y también hay una cancioncilla que dice: "donde vas Alfonso XII, dónde vas triste de ti.....cuatro duques la llevaban, por las calles de Madrid.
    Saludos y felicitaciones por un blog tan repleto de historia y cultura.

    ResponderEliminar
  19. Que tristeza, tan joven, y habiendo hecho frente a la familia para obtener un matrimonio por amor.
    Un abrazo

    ResponderEliminar