viernes, 12 de abril de 2013

Rodolfo de Habsburgo



Rodolfo de Habsburgo
El 21 de agosto de 1858 nacía en Viena este príncipe, único varón del matrimonio formado por el Emperador Francisco José I de Austria, Hungría y Bohemia y la Emperatriz Elizabeth, la infortunada Sissi.

Rodolfo fue apartado de su madre casi desde su nacimiento ya que estaba destinado como Kronprinz (príncipe heredero) no solo a continuar la dinastía sino también el régimen autoritario y absolutista que su padre había impuesto.

Así pues, cuando solo contaba seis años, su padre le asignó un preceptor, Leopoldo de Grondecourt. Este preceptor estaba empeñado en convertir al príncipe en un buen soldado. Lo despertaba en plena noche a base de disparos y si lloraba lo sometía a un baño de agua helada con lo cual pretendía endurecer su carácter. Enterada la Emperatriz de sus métodos exigió al Emperador el cese de Grondecourt como educador de su hijo. Así se hizo, pero, seguramente, estos métodos influirían negativamente en el príncipe. No obstante recibió una buena educación académica, demostrando ser un brillante estudiante de ciencias naturales y mostrando una gran capacidad para los idiomas.

A pesar de todos los intentos por fortalecer su carácter, Rodolfo era manifiestamente más parecido a su madre que a su padre. Era sentimental, individualista, nervioso, impulsivo, con cierta tendencia a la melancolía y con un enorme espíritu liberal. Había heredado también de su madre su pasión por Hungría y simpatizaba claramente con los movimientos separatistas húngaros. Este temperamento le enfrentaba continuamente a su padre. Durante su adolescencia viajó por varios países y comenzó a hacerse una idea de que existían otras formas de gobierno en otras monarquías.

Rodolfo era un hombre guapo, aficionado a cazar, a beber y tremendamente mujeriego. Esta circunstancia parece ser que le llevo a contraer sífilis, enfermedad muy frecuente entre la nobleza, tanto que basta con recordar lo que llegó a decir Erasmo de Rótterdam " Un noble sin sífilis o no es lo bastante noble o no es lo bastante hombre." Rodolfo padecía también dolores de cabeza muy frecuentes y de gran intensidad por lo que algunos de los estudiosos del tema sostienen que era consumidor habitual de morfina.

Estefanía de Belgica

En 1881 se casa con Estefanía de Bélgica. Esta boda, impuesta por su padre por motivos políticos, era una farsa que acaba haciendo del príncipe un ser más individualista y violento. La princesa Estefanía llega a escribir a su hermana "su caos interno le provoca terribles ataques de ira." Cuando tras el nacimiento de su primera hija le comunican los médicos que asisten a Estefanía en el parto que su mujer no podrá darle más hijos Rodolfo decide no volver a frecuentar el lecho de su esposa y la relación marital persiste tan sólo de cara a la opinión pública.

La frustración de saber que no podrá tener un heredero varón llevará al Kronprinz a frecuentar con mayor asiduidad la compañía de otras mujeres, Una de sus amantes, la bailarina húngara Mizzi Kaspar, le pondría en contacto con los nacionalistas húngaros con los que llegaría a conspirar.

En 1888 Rodolfo conoce a María Vetsera, una joven aristócrata de 17 años perteneciente a la nobleza rural, pero, hasta el otoño no comenzará su relación, una relación tímida al inicio y limitada a unos cuantos paseos y abrazos por el Prater. Al mismo tiempo, el príncipe continuaba con sus proyectos políticos y había llegado a un acuerdo con los nacionalistas húngaros para dar un golpe de estado contra su padre, de tal modo que, si triunfaba, él se convertiría en rey de Hungría y de algunas de las provincias más orientales quedando Austria diezmada y convertida en una potencia menor respecto al resto de Europa.

No sabemos si el Emperador tenía conocimiento de los planes de su hijo pero, lo cierto es que con la excusa de que Rodolfo sufría una gran agitación nerviosa, lo manda a principios de enero de 1889 a una isla del Adriático para que se tranquilice. El Kronprinz no se tranquilizó y el 11 de ese mismo mes regresa a Viena. Maria Vetsera y él se convierten en amantes y además espera que en Budapest se desencadene el golpe de estado que habría de darle el trono.

María Vetsera

En la mañana del 28 de enero Rodolfo comparece ante su padre. Francisco José lo ha llamado a su despacho. Son las 9 de la mañana. Nada se sabe de esa conversación, tan sólo que fue larga y que cuando Rodolfo se marchó, el ayudante de campo del emperador acudió al despacho de éste encontrándose al emperador desmayado en el suelo. Por su parte el príncipe partiría esa tarde  junto con María Vetsera hacia Mayerling, un pabellón de caza cercano a Viena al que solía acudir.

El 29 de enero la familia imperial tiene una cena en Hofburg. Rodolfo excusa su presencia y da orden a su criado de que le despierte al día siguiente pues tiene intención de salir de caza.

El día 30 de enero a las 7:30 de la mañana su criado Loschek acude a despertar al príncipe pero nadie contesta. El criado busca ayuda y se fuerza la puerta de la habitación. María yace sobre la cama con un tiro en la sien izquierda supuestamente disparado por su amante el príncipe Rodolfo quien después se quitaría la vida en un acto de enajenación mental. 

Mayerling

Esta fue la versión oficial. Especulaciones se han hecho de todo tipo. Se ha dicho que fue un suicidio pactado entre los dos amantes ya que la Vetsera había hecho testamento unas semanas antes con tan solo 17 años y además están las cartas que escribió Rodolfo antes de morir, una a su criado Loschek en la que le expresaba su deseo de ser enterrado junto a María en algún monasterio, otra a un amigo húngaro en la que le explicaba los motivos que tenía para quitarse la vida y que básicamente eran que no había otro camino. En carta escrita a su esposa Estefanía dice "yo camino con calma a la muerte, lo único que puede salvar mi buen nombre." También se ha dicho que el suicidio no fue pactado y que tal y como defiende la versión oficial se trató de un acto de locura transitoria del Kronprinz. Y hay también quien sostiene que se trató de un asesinato. El rey Leopoldo II, suegro de Rodolfo escribe a su hermano "el suicidio y la locura son los únicos medios de evitar un escándalo inolvidable cuyos detalles no os puedo confiar en esta carta". La emperatriz Zita, última emperatriz de Austria, afirmaba en una entrevista dada ya en el exilio  "Rodolfo no se suicidó, fue asesinado y su asesinato fue político. En nuestra familia siempre hemos sabido la verdad"

La escueta autopsia firmada por el Dr Hofmann, profesor de medicina forense y publicada el 1 de febrero se limitaba a decir que la bóveda craneana estaba rota y las partes frontales del cerebro aplastadas. No se han encontrado los informes policiales ni protocolos más extensos de la autopsia.

Seguimos sin saber que pasó realmente en Mayerling.

María Vetsera fue llevada precipitadamente a Heiligenkreuz, donde sería enterrada.

Rodolfo, príncipe heredero de Austria, Hungría y Bohemia fue enterrado en la cripta del Convento de los Capuchinos junto a las tumbas de los reyes y archiduques de la Dinastía de los Habsburgo, Tenía 31 años.


Sarcófago de Rodolfo de Habsburgo en Viena


30 comentarios:

  1. Buenas Tardes:

    Muy interesante. Por cierto que ese pensamiento de Rotterdam, lo usé en una de mis charlas para adolescentes en el instituto de nuestro pueblo, sobre ETS.

    Será complicado saber lo que realmente sucedio en Mayerlig.

    Feliz fin de semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Imagino que los adolescentes a los que dieras la charla sobre ETS encontrarían divertido este cínico pensamiento de Rótterdam.
      Gracias por el comentario.
      Saludos

      Eliminar
  2. A mí también me ha gustado la cita de Erasmo: acertada y crítica, como siempre. Reyes y emperadores siempre han corrido la misma suerte, salvo excepciones: no poder tener una muerte natural y tranquila. Nunca se sabrá qué ocurrió realmente. Desde luego, la versión del suicidio es la más literaria y evocadora, aunque al final los dos amantes no pudieran ser enterrados juntos.


    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De momento al menos no sabemos lo que pasó. B.Hamann ha pasado años estudiando el caso y buscando en todos los archivos sin encontrar respuesta, aunque son muy interesantes sus conclusiones.
      Saludos

      Eliminar
  3. Buenas noches, amiga Ámbar:

    Es una historia terrible la del Príncipe Mayerlig. Cuántos disparates ha producido la ley sálica a lo largo de la historia. De todos modos, las desgracias en esa familia son para echarles de comer aparte.

    Nos ha encantado tu historia de hoy. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hubo muchas desgracias, pero también mucha locura, la familia Wittelsbach a la que pertenecía su madre dio bastantes muestras de ello.
      Saludos

      Eliminar
  4. Se tiene una idea de la Nobleza, creyendo de porque tienen todos los ingredientes, son siempre felices.
    La Historia nos demuestra, que en un porcentaje muy alto,, hubiesen deseado la Camisa del Hombre Feliz.
    Y vaya forma de fortalecer a Rodolfo, lo que lo iban a matar de una pulmonía con esos baños helados.

    Saludos, manolo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No cogió una pulmonía pero algunos historiadores señalan que padecía tisis pulmonar, aunque no está documentado.
      Todos desearíamos la Camisa del Hombre Feliz.
      Gracias por el comentario.
      Saludos

      Eliminar
  5. Un caso más del que se desconoce con seguridad lo sucedido, aunque posiblemente, el suicidio ante la humillación de verse descubierto y apartado en sus conspiraciones y el propio desequilibrio de Rodolfo tuvieran mucho que ver. Ella, Vetsera, seguramente, se vio arrastrada, en aquella alcoba, quién sabe, hacia un destino fatal.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy posible que en la conversación mantenida con su padre dos días antes esté la clave de lo sucedido, quién sabe.

      Eliminar
  6. Para mí que fueron los servicios secretos los que lo "suicidaron". El imperio corría peligro de desintegración con las fuerzas nacionalistas latentes. Un asesinato por razones de estado.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa es una de las teorías que se han barajado.El asesinato del sucesor de Rodolfo como príncipe heredero en Sarajevo supuso el estallido de la primera guerra mundial. No sabemos si esta guerra habría estallado antes si Rodolfo hubiera seguido vivo.
      Saludos

      Eliminar
  7. Hola Ambar.

    Como es ya habitual impecable tu entrada. Coincido contigo en la puntualización sobre el pensamiento de Erasmo de Rótterdam, sería interesante saber si él también...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario. He intentado entrar en tu blog pero me resulta imposible,se ha habilitado sólo para amigos y no me reconoce. Siento mucho no poder leer tus estupendas entradas.
      Saludos

      Eliminar
  8. Vengo del blog de AMALIA y me ha encantado tu Rincón; por lo cual, si no te importa, me hago Seguidor de tan bello Espacio, que es el Tuyo.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario. Siempre seras bienvenido.
      Saludos

      Eliminar
  9. Esto es un excursus, amiga Ámbar:

    En Anónimo Castellano te hemos nominado para el Liebster Award, pero no hemos encontrado un mail personal donde dirigirnos, así que te dejo aquí el enlace para que lo leas.

    http://asociacionacastellano.blogspot.com.es/2013/04/liebster-awards.html

    Un abrazo fuerte y felicidades. Te lo mereces.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. !!Mil Gracias!!.He visitado vuestra página y os he dejado un comentario.
      Saludos

      Eliminar
  10. Estimada Ambar, interesantísima entrada sobre una figura sobre un personaje del que, lo confieso, sabía muy poco; gracias por acercarnos su historia, digna de algún guión de cine. Comparto con los demás comentaristas mi admiración por la genialidad del comentario de Erasmo.
    Aprovecho para felicitarte por la nominación al Liebster Award desde Anónimo Castellano y te hago llegar mi enhorabuena por ese reconocimiento al trabajo riguroso y siempre amenísimo de tu blog.
    Mil saludiños.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias.Debo decirte que tu eras una de mis elegidas a la hora de nominar pero ...ya se me habían adelantado.
      Un beso

      Eliminar
  11. Otro Wittelsbach -aunque solo medio Wittelsbach-, atormentado, que fue sacado violentamente de la escena política, como su tío el rey Luis II de Baviera.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  12. El hijo y la madre fueron desgraciados, la madre porque el esposo no era lo que ella merecía, y el hijo porque bien pequeño le privaron del cariño, y de la compañía de una madre que tanta falta hace.
    Todas las historias que aquí publicas es historia verdadera, claro estas personas estaban enfermas, por eso tu blog hace que todas sus historias sean interesantes, porque poco se sabe de las familias reales y sus enfermedades. Me gusta entrar a tu blog, sé que me repito pero es verdad. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Me vine primero aquí a leerte. Muy interesante!!!! Sabía de su suicidio - asesinato pero no con tantos detalles. Ahora que te leo, estoy más convencida de que fui un asesinato político. Si él tenía Sífilis, también hubiera muerto por ella, no? Y me queda la duda, la amante también estaría contagiada?

    Voy a la entrada nueva.
    Ah, te cuento, cuando fui enfermera en mi juventud atendí a una paciente agonizante con Lues. Sufría mucho, a pesar de toda la morfina que se le administraba...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La amante era muy joven, tan solo 17 años, y hacía tan solo un año que mantenían relaciones cuando murieron. Poco tiempo para presentar enfermedad clara.

      Eliminar
  14. Tengo otra duda: si oficialmente fue declarado suicidio. Como fue posible que lo enterrar en suelo sagrado? Tenia entendido que de acuerdo a la religión cristiana eso no se puede.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por es razón el Vaticano, ante el empeño de Francisco José de enterrar a su hijo en la Cripta Imperial de los Capuchinos, abrió una investigación sobre lo ocurrido en Mayerling. Las conclusiones no las conozco pero lo cierto es que se autorizó el entierro.

      Eliminar
  15. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  16. :) Gracias, Ambar. Muy buen artículo. Todo lo que dices es así.
    Yo también he visitado la tumba de Rudolf y sus padres. Así como sus habitaciones en el Hofburg y en Schönbrunn.
    Besos.

    ResponderEliminar